UGAITZ ITURBE DISEÑA Y FABRICA HELICÓPTEROS ULTRALIGEROS

Los aviones pasaban por encima de la ikastola Andra Mari cuando Ugaitz Iturbe era un niño con muchos sueños. Se hizo Piloto de Transporte de Líneas Aéreas en la escuela de pilotos de Salamanca y hoy en día es uno de los socios de Aeris Naviter, junto con el ingeniero industrial Aratz Arregi, una empresa vasca que fabrica helicópteros ultraligeros.
Tienen instalaciones en el Parque Tecnológico de San Sebastián y en Villabona, aunque ahora se trasladan al polígono Ibarra de Tolosa. Crearon la empresa en 2007 y desde el principio han trabajado en el diseño y desarrollo de helicópteros ultraligeros. En 2009 se asociaron con la empresa argentina Cicare.
2 (Copiar)
El nuevo modelo Cicare 8
Actualmente tienen dos modelos; el Cicare 7 que es tándem y el Cicare 8, el nuevo modelo desarrollado por esta empresa que saldrá al mercado en breve. “En agosto vamos a estar en el aeródromo de Lumbier para que los clientes lo puedan probar. Es un modelo ultraligero de 280 kilos, para dos personas en paralelo, con una autonomía de 2 horas y media, y una velocidad máxima de 190 km/h.” La licencia para pilotar este tipo de aeronaves es además más barata, con un coste de unos 5.000 euros aproximadamente y se puede obtener en un plazo de 4 meses.
En el diseño de este aparato no han escatimado calidad. “Lleva los mejores componentes, los mejores motores y tecnología punta. Tenemos ya tres pedidos en Euskadi, 5 en Francia y otros 29 en cartera. Creemos que este modelo nos va a posicionar bien en el mercado ”, señala Ugaitz.
Francia es uno de los mayores mercados para esta empresa, pero también venden en Turquía, Chequia, y países como Abu Dabhi y Dubai. “Nosotros hacemos el diseño y desarrollo del helicóptero, el montaje, las pruebas y certificación y el servicio post venta. Tenemos representantes y puntos de atención técnica en todos esos países”.
Los clientes potenciales son escuelas de pilotos, ya que los utilizan para dar instrucción de vuelo, empresas que necesitan estos aparatos para fumigación, fotografía aérea, pequeños trabajos, etc. y particulares que compran estos aparatos para ocio fundamentalmente. “En Francia hemos vendido varios para concesionarias de autopistas, generalmente los particulares son empresarios aficionados al vuelo, también hemos vendido uno en Mónaco, que irá en un yate, y en los Emiratos Arabes están ya muy de moda”.
El objetivo ahora de Ugaitz es fabricar estos helicópteros y disponer de stock. “Es algo que no hace nadie. Ahora podemos tener un plazo de entrega de 4 a 6 meses, pero nuestro objetivo es surtir al mercado inmediatamente. El esfuerzo económico será mayor pero podremos competir de una forma más eficaz”.

www.amorebieta.com – Hilero Zornotzan © 2015

Ir arriba.