PRIMER DERRORA DEL ZORNOTZA SASKIBALOI

Crónica ZST
CB Morón-77; Zornotza ST-73
Parciales: 23-19, 15-18 (38-37); 16-16 (54-53), 23-20 (77-73)

En la cuarta jornada liguera llega nuestra primera derrota. Ha sido en tierras andaluzas, en el cálido mediodía de Morón de la Frontera, donde nuestros chicos han acabado hincando la rodilla, pero peleando hasta el último suspiro, porque hasta ese mismísimo momento se han tenido opciones de ganar. Y es que el partido ha sido igualado a más no poder, un toma y daca constante en el que, bien es cierto, los sevillanos han pegado varios tirones en el marcador, pero nosotros hemos respondido y también hemos tenido ventajas. En estos casos, como solo puede ganar uno, la cuestión se convierte en un cara o cruz y esta vez nos ha tocado perder, qué se le va a hacer.

Seguramente los entrenadores encontrarán mil y un defectos a sus respectivos equipos, y no cabe duda de que ha sido un partido con errores e imprecisiones, pero todo ha contribuido a que en el pabellón Alameda moronense se viviese un espectáculo cargado de intensidad y emoción, y eso también se agradece. Sin embargo, y para qué lo vamos a negar, a los verdes nos hubiera gustado vivir menos emociones y llevarnos la victoria, pero nos ha faltado un poquito de todo: cerrar los caminos hacia nuestro aro, asegurar los rebotes defensivos y no encallarse en la circulación de balón en el cinco por cinco. Luego ya la cosa queda reducida a detalles, a buena o mala suerte. En definitiva, al cara o cruz ya mencionado.

En el primer cuarto hemos vivido/sufrido algunas de nuestras deficiencias. Nuestros agentes de aduanas no han estado rigurosos en la zona y por allí se colaban con facilidad nuestros rivales, sumando puntos o faltas. La anotación local cogía buen ritmo y nuestra respuesta llegaba de la mano de la buena muñeca de Corey Johnson, quien evitaba que la brecha fuese alarmante y no sobrepasara los seis puntos (15-9 y 17-11). Dos triples de Emilio Martínez y el propio Corey igualan el marcador, replica Diego Gallardo con otro triple, Yevgen Sakhniuk nos da dos puntos bajo el aro y José Antonio Marco nos clava otro triple a dos segundos del bocinazo. Efervescencia anotadora en ese final del primer acto para llegar al mismo con un 23-19.

El arranque del segundo es perfecto: Raúl Frías de tres. Y luego llegan minutos de acierto en el tiro de media y larga distancia del capi Joseba Estalayo. Y tomamos la delantera, 23-24, y a partir de ahí empieza el intercambio de golpes, las alternativas en el marcador. Ni uno ni otro consiguen escaparse. Porque uno y otro se turnan a la hora de acertar y errar. Nuestros problemas a la hora de rebotear y cerrar la zona se agravan al cargarse Bakary Konaté con la cuarta falta demasiado pronto. A Yevgen eso le supone meter horas extras, y es él, en una de esas acciones tan suyas bajo el aro, quien nos pone cuatro arriba (33-37) a menos de tres minutos para el descanso. Reaccionan los locales y un triple sobre la bocina de Adam Dieball nos deja en la mínima desventaja al descanso, 38-37.

A la vuelta de vestuarios el Morón amaga con otra escapada, liderados por Shota Gelazonia, pero la buena mano de Mikel Sainz de la Maza, Raúl y Emilio nos permite mantener el equilibrio, en el juego y el marcador (48-48 con menos de cinco minutos del tercer cuarto). Entonces aparecen de nuevo Gallardo y Marco para asestarnos dos golpes en forma de triples (54-48). Ojito, que se nos pueden ir. Mikel sale al rescate con un triplazo y Emilio roba un balón, culmina el contraataque y deja las cosas como estaban al descanso, 54-53. Vaya diez minutos de tensión que nos esperan.

Máxima tensión, de esa que puede hacer saltar los diferenciales de todos los espectadores. Dos aficiones entregadas para con los suyos –nuevamente hay que quitarse el sombrero para esa reducida pero infatigable y entusiasta representación de la Marea Verde, aunténticos “tragakilómetros”- que van a dar ambiente, color y calor (más si cabe) a este espectáculo baloncestístico. Comenzamos el último acto con otro triple de Emilio, y será nuestra última ventaja en el luminoso. A partir de ahí el Morón está más acertado, o menos desacertado, según como se mire. El capitán local Alejandro “Pollito” Rodríguez seguirá picoteándonos con sus puntos y rebotes, siendo el más listo en las pinturas. Guille Corrales también nos hace daño con sus puntos y es el madrileño el que con un triple nos pone en serias dificultades (63-56) a siete minutos del final. Yevgen y Pol Olivier, con trabajadísimas canastas, nos mantienen vivos. El ucraniano va camino de ser máximo anotador del encuentro (19 puntos al final) y una de sus canastas nos da el empate a 72 con cincuentaiséis segundos por jugarse. ¿Queríais emoción? Pues ahí la tenéis. Con la emoción también llegan los nervios, y los errores. Pérdidas de uno y otro equipo. A diecisiete segundos del final Corrales anota dos tiros libres, 74-72. Once segundos después es nuestro Raúl el que va a la línea. Falla el primero, anota el segundo, 74-73. No nos queda otra que hacer falta lo más rápido posible. La hacemos. Cinco segundos y Corrales anota un tiro y falla el otro, pero concedemos otro rebote en defensa (¡el decimoséptimo del partido!) y el partido se nos escapa definitivamente cuando tras otra falta Corrales anota dos tiros libres más. 77-73. Lo que decíamos, hasta casi el último suspiro hemos tenido opciones de victoria, o al menos de llevar el partido a la prórroga. Una pena.

Volvemos de tierras andaluzas con nuestra primera derrota del curso. No hemos estado muy finos y al final el duelo se ha decidido por detalles, si bien el tema de los rebotes concedidos en nuestra zona resulta ya más grave. Dentro de la tristeza podemos, y debemos, mantener el optimismo, la confianza en este grupo de jugadores. Se lo merecen. Hoy solo queda felicitar al CB Morón y empezar a pensar en el partido del próximo sábado en Larrea contra el Innova Chef (CB Zamora). Este Grupo Oeste de LEB Plata va a estar muy igualado y cada victoria habrá que disputarla con uñas y dientes sea quien sea el rival. Así que, sin lamentaciones, cabeza alta y el sábado, a por la cuarta. Os esperamos en Larrea.

1, 2, 3,…ZOR-NO-TZA!!!

www.amorebieta.com – Hilero Zornotzan © 2019

Ir arriba.