ADECCO PLATA: NO NOS RESPETAN

Zornotza ST- 59; Amics Castelló- 66 (10-17, 25-35; 40-47, 59-66)

No nos respetan. Ni las lesiones, ni la diosa Fortuna, ni… Empezamos a creer en fantasmas, o que alguien nos ha echado mal de ojo, o… ¿O qué? Los que habéis visto el partido, los últimos partidos, tenéis la respuesta. Vosotros que habéis salido de Larrea indignados por lo sufrido, dolidos por la derrota, pero orgullosos de la actitud de vuestro tan diezmado e injustamente castigado equipo.

¿Alguien -humano, divino o sobrenatural- nos está pasando factura por ser novatos? A veces esos fantasmas que creemos ver asomarse amenazan con acabar con nuestras ilusiones, nos hacen pensar en si vale la pena tanto sacrificio y esfuerzo (económico, físico y mental) para esto. Te replanteas las cosas, triste y enrabietado piensas en arrojar la toalla, pero entonces te fijas en toda esa afición que no cesa de apoyarte, en esa chavalería con ganas de jugar a baloncesto, en ese equipo que lo da todo en cada partido y que se ha ganado el respeto, en este caso sí, de los rivales y te das cuenta de que por todo eso merece la pena seguir luchando, con más ahínco e ilusión que antes.

Hoy hemos sumado nuestra cuarta derrota consecutiva y nuestro balance se queda en 3-6. Lo peor no es que tengamos el doble de derrotas que de victorias, lo peor es que, pensándolo fría y objetivamente, estamos seguros de que ahora mismo podríamos estar con un balance inverso, es decir, 6-3, pero cuando los elementos se ponen en tu contra no hay tu tía.

Hoy nuestra enfermería tenía un cuarteto de auténtico lujo: Unai Calbarro, Toni Lorenzo, Marcos Casado y David Quero. Todos con lesiones de medio o largo plazo. No es que las lesiones no nos respeten, es que se ceban con nosotros, caramba. Con ese ramillete de bajas ya es complicado hacer frente a esta competición, y no sólo en el día del partido, sino que los entrenamientos tampoco pueden realizarse en las debidas condiciones. Además, nos visitaba uno de los equipos potentes y favoritos de la liga, el Amics Castelló, que la pasada semana cortó su propia racha de cuatro derrotas y pretende escalar hacia los puestos de la tabla que en principio parecían estar destinados a ellos. Así que la dificultad del reto de esta mañana era máxima y si a eso le añades otros factores que no tienen nada que ver ni con un equipo ni con otro y que en ocasiones condicionan en exceso el desarrollo de un partido, pues la cosa alcanza cotas de misión imposible.

Pero nuestros chicos son más del lema “impossible is nothing” y aunque estén terriblemente diezmados por las bajas saltan a la cancha con la intención y el convencimiento de poder ganar, sea quien sea el contrario. Un contrario que traía la lección bien aprendida y cuyo entrenador, Toni Ten, iba a disponer una estricta vigilancia sobre el máximo anotador de la competición, Ibon Carreto, al que se le ha sometido a un sobremarcaje durante todo el encuentro. Garita y Azkune planteaban de inicio la zona 3-2 que tan bien funcionara en Azpeitia (aunque no sirviera para ganar, porque… Sigamos con el partido de hoy) para alternar con defensas individuales. Iker Salazar se veía obligado a ejercer de base gran parte de los cuarenta minutos que ha jugado. Las circunstancias obligan y hay que saber improvisar para sobrevivir, así que en muchas fases del encuentro los verdes han tenido en pista quintetos formados por hombres interiores. Aunque ello haya propiciado menos velocidad y frescura, sí ha ofrecido mayor potencia de rebote. Y es que rebotes ha habido a tutiplé, ya que la puntería de ambos equipos no ha estado muy fina que digamos. Malos porcentajes que han provocado que el tanteo fuese bajo, el espectáculo no brillante, pero la emoción permanente.

Emoción de principio a fin. Toma y daca entre ambos contendientes, intercambiando más errores que aciertos ya desde el salto inicial. El Zornotza es capaz de ir por delante hasta el 10-9, pero en ese punto ya se empieza a comprobar que hoy habría elementos totalmente adversos, vientos que soplaban en nuestra contra y nos impedían avanzar. Los castellonenses toman el mando con un 0-8 y se llega al final del primer cuarto con 10-17.

En el segundo acto todos los protagonistas continúan en la misma línea. El Amics maniata a Carreto, pero otros jugadores zornotzarras toman el relevo de Ibon y hacen su tarea. Djim Bandoumel, nuestro atlético pívot, se reconvierte en tirador, con magníficos resultados. Kyle Rowley se hace dueño y señor de los rebotes. Borja Mendia, todo ímpetu, aporta más chispa al equipo. Julián Morán ayuda en las labores de base. Juan Torres debuta en Plata, cumplidor, como siempre. Joseba Iglesias… ¡se lesiona! Y no podrá volver al partido. Otra baja más. Como para no creer en fantasmas, brujas o males de ojo. Todo se nos pone en contra. Todo se pone a favor de los visitantes, y no lo desaprovechan. Pese a su desacierto de cara al aro, los castellonenses dominan la escena con un Joan Faner que es quien lleva la batuta. Pasito a pasito, puntito a puntito, abren brecha y consiguen llegar al descanso con un 25-35. Para entonces las gradas ya llevan tiempo mostrando su indignación para con la actuación arbitral, que a su juicio es absolutamente injusta y demoledora hacia el Zornotza.

Se reinicia el partido tras el descanso y los verdes vuelven a dar una lección de orgullo y carácter. A base de corazón y determinación, alentados por una afición que es para quitarse el sombrero ante ella, el Zornotza se mete en el partido cuando nadie daba ni un céntimo por ellos. Lamentablemente, cada vez que estamos cerca de igualar el marcador -a dos puntitos tan solo-, hay un rebote que se nos escurre, un mal pase, una falta en ataque, una técnica, o un acierto de los castellonenses que impiden conseguirlo. El Amics Castelló es un equipo de jugadores experimentados y de calidad que saben pescar en aguas revueltas. Un triple sobre la bocina extiende su ventaja a siete puntos y el cuarto termina con un 40-47.

Sabíamos que los verdes iban a pelear hasta el final, que no darían por perdido el partido en ningún momento, por mucho que las circunstancias fueran tan malas. Y así ha sido. Nueva exhibición de sacrificio y entrega, que una vez más quedaría sin el premio de la victoria. Volvíamos a acercarnos mucho, pero en esos momentos los partidos se pueden resolver por detalles y los castellonenses han estado más listos en varias jugadas decisivas. Si bien hemos dominado ampliamente en el rebote, algunos los hemos acabado perdiendo y otros, que podríamos considerar claves, han caído en manos visitantes, sobre todo en las de Albert Ausina, siempre presto a recoger rechaces en la zona contraria, como quien pasaba por allí. El Zornotza lo sigue intentando y entonces surge la figura de Chema García Flores. El escolta placentino muestra su variedad de recursos entrando a canasta y es él quien marca el despegue definitivo del Amics Castelló. Ya no queda tiempo para la reacción y perdemos 59-66.

Nueva derrota, pero nuevamente nuestros muchachos, exhaustos tras dejarse la piel y el corazón en el parquet, son despedidos con una cerrada ovación. Se lo han ganado. También hay aplausos para los castellonenses, y los pitos, que los ha habido en abundancia durante y al final del partido, son dedicados a los del pito, que en opinión del público lo han hecho rematada y tendenciosamente mal.

Kyle Rowley ha sido el MVP del partido de largo con un 30 de valoración conseguido gracias a sus 11 puntos, ¡20 rebotes!, 3 tapones y 5 faltas recibidas. Djim Bandoumel se ha destapado como un gran tirador y ha sido el máximo anotador del encuentro con 17 puntos (además de capturar 7 rebotes). Ibon Carreto (12 puntos, 8 rebotes) y Borja Mendia (10 puntos) también han logrado dobles figuras. Iker Salazar, base a la fuerza, ha cumplido sobradamente con todo el trabajo que ha tenido (5 puntos, 10 rebotes, 4 asistencias y 15 de valoración). En el bando rival Joan Faner (15 puntos, 4 asistencias, 18 de valoración), Albert Ausina (9 puntos, 11 rebotes, 19 de valoración), Chema García (13 puntos) y Raúl Sales (11 puntos y 6 rebotes) han sido los puntales de su equipo.

Cuarta derrota seguida. Tristeza, rabia y la desagradable sensación de que algunos no nos respetan. Y luego están las lesiones. Qué horror. En fin, el próximo fin de semana nos toca descanso y por tanto no volveremos a competir hasta el 15 de diciembre, día en que nos visitará el gran Palma Air Europa. Esperemos que pasado ese tiempo alguno de los lesionados pueda volver a participar.

Una vez más no nos queda sino agradeceros a todos vosotros, los aficionados, el estar apoyando y animando al equipo sin desfallecer, sobre todo, cuando peor se ponen las cosas. Cada partido vosotros sí que cosecháis una victoria. ESKERRIK ASKO!!!

Ahora más fuerte que nunca… 1, 2, 3,… ZOR-NO-TZA!!!

ANOTADORES:

ZORNOTZA ST: Bandoumel D. (17), Mendia B. (10), Iglesias J. (2), Salazar I. (5), Carreto I. (12) -cinco inicial- Morán J. (0), Torres J. (2), Rowley K. (11).

AMICS CASTELLÓ: Fernández A. (2), Faner J. (15), Rodríguez M. (9), Atoyebi O. (7), Nasarre J. (0) -cinco inicial- Chaparra P. (0), Andrés F. (0), Sales R. (11), Ausina A. (9), García J.M. (13).

www.amorebieta.com – Hilero Zornotzan © 2013

Ir arriba.