VAYA REGALO!!!

Ametx Zornotza-60; Basket Navarra-64

Parciales: 22-11, 12-21 (34-32); 22-12 (56-44), 4-20 (60-64)

Un partido que parecía ganado y… El Zornotza ha alargado la época navideña un poco más y ejerciendo de Olentzero, de Papá Noel y de Mago de Oriente, todo a la vez, ha regalado el partido a un Basket Navarra que se va doblemente feliz de Larrea; por ganar y por hacerlo por cuatro puntos, cuando nosotros en Pamplona ganamos de tres. Perfecto para ellos, un desastre para nosotros.

Y lo peor es la cara de tonto que se te queda al finalizar este decepcionante encuentro, perfectamente encarrilado durante la mayor parte del mismo y echado a perder de manera lamentable en un último cuarto esperpéntico por nuestra parte.

Sabemos lo que ha pasado y ahora habrá que buscar las explicaciones al cómo ha pasado para llevar a cabo las correcciones oportunas al objeto de que no se repita.

Lo que ha pasado ha sido que el equipo ha salido más enchufado que nunca; chispeante, veloz, agresivo. Grandísimo primer cuarto de los verdes liderados por un JR Cadot capaz de aglutinar espectáculo, trabajo y eficacia. Niko Skouen estaba on fire durante ese cuarto, bombardeando desde el exterior, Vasilije Vucetic daba pinceladas de la clase que tiene, Iker Salazar era Iker Salazar, con lo que todo queda dicho, y el resto de la plantilla se sumaba a la fiesta, al espectáculo trepidante de un equipo a mil por hora. Triples, rebotes, tapones, contraataques… Una surtida gama de virtudes de un equipo zornotzarra que hacía vibrar a su fiel afición. Larrea disfrutaba y el equipo terminaba el cuarto con un rotundo 22-11.

En el segundo cuarto todo marcha bien durante cinco minutos y tras un 2+1 de Vucetic nos ponemos 31-19. En la siguiente jugada llega una de las mejores jugadas del partido: un estratosférico tapón de Cadot a Kevin Bleeker que pone en pie al público. Pero ahí sufrimos el primer apagón de la tarde y ya solo anotaremos una canasta -otra exhibición de potencia de Cadot-, mientras los navarros cogen fuelle, pese a la baja de su máximo anotador Iñaki Narros, y completarán un parcial de 2-13 que nos deja en el descanso con un igualado 34-32.

Lo visto en el primer cuarto se repetirá en el tercero. El Zornotza vuelve de los vestuarios dispuesto a sentenciar por la vía rápida. Durante esos diez minutos vuelve a ser superior a nuestro adversario pamplonés. El bahameño Cadot, empeñado en firmar jugadas dignas de highlights, deleita a la afición con un mate de concurso y el equipo inicia el despegue en el marcador. Los puntos de Vucetic y el instinto para el rebote de Salazar y Tevin Falzon (hoy jugando por primera vez en Larrea) nos aúpan a un 54-40 que será la mayor diferencia en el partido. El cuarto termina con un 56-44 que nos permite ser muy optimistas. Esta parece ser una buena tarde en la que nos iremos contentos de Larrea, con triunfo y un buen espectáculo en las retinas.

Pero no. Todo se tuerce en el último cuarto. Somos nosotros los que lo torcemos, los que ayudamos a reanimarse al Basket Navarra con una mano mientras con la otra nos hacemos el harakiri. Así, a manos llenas vamos tirando por la borda todo el buen trabajo realizado hasta entonces. Los navarros creen en la remontada y van acercándose en el marcador. Nuestros despropósitos se multiplican, no damos una a derechas. Atención al aberrante parcial que se ha dado en 9 minutos y 41 segundos: ¡0-16! Casi todo un cuarto sin anotar, voltereta visitante completada (56-60) y ojipláticos todos los asistentes al partido. En esos 19 segundos restantes hay cuatro puntos para cada bando (los cuatro del Zornotza de Vucetic: un tiro libre y un triple) y finaliza el partido con un 60-64 que supone perder el partido y la diferencia de puntos para un hipotético caso de empate clasificatorio con los navarros.

Habíamos cortado una mala racha la pasada semana en Tarragona, confiábamos en continuar con sensaciones positivas en este inicio de año, pero en ese último y maldito cuarto todo se ha venido abajo. Comprensible el mosqueo con el que abandonaban Larrea nuestros aficionados. Os hemos decepcionado, lo sabemos, pero entre todos volveremos a recuperar la sonrisa. Durante tres cuartos hemos visto que hay mimbres para hacer un buen cesto, un buen baloncesto. Ahí quedan, por poner un ejemplo, los números de Vasilije Vucetic (21 pts., 8 reb., 25 de valoración), de Iker Salazar (5 pts. 11 reb., 5 asis.) o de un espectacular JR Cadot (14 pts., 5 reb.).

La próxima semana no habrá jornada liguera por la disputa de la Final de Copa entre Covirán Granada y Lucentum Alicante. Dentro de dos semanas viajaremos a Albacete y esperemos que allí nos recuperemos del tremebundo tropezón que hoy hemos sufrido. Lo dicho, mimbres hay para volver a la senda de las victorias y nuestros chicos se merecen todo el apoyo, ánimo y cariño que podáis ofrecerles para que eso sea así. Cuando se gana y cuando se pierde…

1, 2, 3,… ZOR-NO-TZA!!!

www.amorebieta.com – Hilero Zornotzan © 2017

Ir arriba.