Un pleno movido

El orden del día del pleno de hoy era a priori muy aburrido, daciones de cuenta previamente acordadas en las respectivas comisiones y poco más. Un mero trámite, pero en el turno de ruegos y preguntas se ha desatado una gran discusión a cuenta del borrado de diversas pintadas en las calles de nuestro municipio, con la intervención de muchos concejales.

Gaizka Esparza, de EH Bildu, ha comenzado su intervención denunciando el borrado de varios murales » de forma autoritaria», lo que a su juicio ha provocado un deterioro de la convivencia. Ha señalado estar dispuesto a mejorar esa convivencia, pero para ello considera necesario un cambio en la ordenanza municipal que regula la limpieza de las calles y las pintadas, así como la participación de los movimientos sociales con una oferta de espacios libres para garantizar la libertad de expresión. Ha anunciado que hoy mismo registrarán esta petición.

El alcalde, Andoni Agirrebeitia, antes de dar la palabra a Anartz Gandiaga, concejal de Urbanismo, en quien se han personalizado las críticas en varios carteles con su fotografía, ha preguntado a la secretaria municipal si están obligados a hacer cumplir la ordenanza municipal. «Obviamente sí», ha respondido.

Gandiaga ha señalado que la ordenanza municipal es clara en este sentido y que el Ayuntamiento elimina todas las pintadas, salvo aquellas que han seguido el procedimiento establecido y han recibido autorización municipal, y ha puesto como ejemplo un mural de Euskaraldia y otro de Gure Esku Dago. Tras recordar que Amorebieta-Etxano recibió la distinción de «La Escoba de Platino» por la limpieza de sus calles, ha afirmado que «nuestro modelo de municipio está muy lejos del vuestro y no estamos dispuestos a pasar esa línea roja. Sois 6 concejales y no tenéis la mayoría para cambiar la ordenanza».

También ha interpelado directamente al portavoz de EH Bildu, Ander Uriarte, para exigirle una disculpa por «los métodos fascistas» usados con la colocación de carteles con su foto y nombre. Uriarte ha respondido que está dispuesto a hablar y a facilitar el diálogo. El alcalde cree que se trata » de una respuesta ambigua», ha manifestado sentirse muy triste por la situación y ha pedido a todos los concejales «más apoyo entre todos nosotros y el rechazo de estas prácticas de señalamiento, porque el fin no justifica los medios».

Al pleno, que ha comenzado a las 8 de la mañana, han acudido varias vecinas, y en su intervención han señalado que el mural eliminado que hacía referencia a Saioa Agirre era además un símbolo, han echado en falta la solidaridad del Ayuntamiento con esta vecina que está a la espera de una sentencia que le puede llevar a prisión y han lamentado que en el pleno se haya hablado más del mural que del propio caso.

Artículo anteriorLarunbata arratsaldetan trikitixa kaleetan
Artículo siguienteItsasne Zubiriren erakusketa

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here