Petri vuelve a su casa de Amorebieta tras superar el coronavirus

– Una de las primeras afectadas de Amorebieta por el coronavirus regresa a casa tras superar la enfermedad.
– Aunque tendrá que seguir 15 días en aislamiento en su propia casa, sin contacto directo con su familia, que probablemente son positivos en coronavirus.

Petri, vecina de Amorebieta, de 61 años, comenzó a sufrir los primeros síntomas, junto a su hija Ibone, el día 5 de marzo, ya que ambas tenían fiebres cercanas a los 40°C. Pero por protocolo de edad, solo atendieron a Petri, mientras que a su hija le recomendaron aislarse en su casa.

“Yo me encontraba fatal, estuve siete días sin comer nada, cansada, sin poder hablar, no podía con mi cuerpo“, cuenta Petri ahora desde su casa.

“Tras una consulta telefónica me enviaron al ambulatorio de Durango donde me dieron mascarilla y guantes, y me realizaron una radiografía que resultó dudosa, pero sí me confirmaron una neumonía. Posteriormente me dijeron que tenía que acudir al hospital y como tenemos un seguro médico fui al hospital Quirón donde me hicieron una radiografía y una analítica que confirmó el coronavirus”.

“Me encerraron en una habitación hasta que llegara una ambulancia equipada para atender enfermos de coronavirus y trasladarme al hospital de Cruces”, del servicio público de Salud.

“Allí funcionan con un protocolo impresionante. Nada más llegar me dijeron que tenía que seguir estrictamente unas reglas, una enfermera iba 4 metros delante de mí y el de la ambulancia que me había trasladado 4 metros detrás”.

“Me ingresaron y me tomaron la tensión y como yo soy hipertensa me quitaron la medicación porque dicen que es mala para el coronavirus.
Me hicieron la prueba del coronavirus y la de la neumonía y a las 10:15 del domingo me confirmaron el positivo de coronavirus. El médico que me lo dijo ya traía una pastilla para tranquilizarme, porque según él todos los pacientes sufren el mismo problema de nervios cuando les comunican esta enfermedad”.

Petri estuvo 10 días aislada hasta que ayer le dieron el alta al confirmar resultado negativo en coronavirus.

“Pero no todo termina aquí, ahora estoy aislada en mi propia casa, tengo que permanecer a 1 metro y medio de mis hijos; Ibone y Julen, y mi marido Pedro, tengo que salir de mi habitación con mascarilla y guantes y todo lo que toco lo tengo que lavar. Tengo que estar 15 días de aislamiento en mi propia casa. Va a ser muy lento, el cansancio es brutal, va a ser muy duro, pero podremos llegar a hacer una vida normal”.

Petri podrá ahora alimentarse bien para coger fuerzas.“Ahora no tengo mucha hambre, pero poco a poco voy recuperándome de la medicación que me dieron en el hospital, porque es muy abrasiva y me provocó diarreas, por lo que tengo que seguir una dieta estricta”.

Petri está ahora preocupada por su familia. “Es muy probable que mi marido y mis hijos sean también positivos en coronavirus. Ibone asegura que durante 10 días ha perdido el olfato y el gusto. “ Me sabía todo mal. Me daba todo asco, la comida no olía bien ni sabía bien, no podía ni comer y la tos al principio tuvimos poco pero luego fue a más”.

Petri e Ibone quieren dar un mensaje de esperanza. “Nosotras queremos a través de estas líneas agradecer la atención que nos han prestado, las muestras de cariño de la gente y mostrar la esperanza de que si cumplimos con lo que nos dicen las autoridades podremos ganar esta batalla. Entonces podremos abrazarnos y besarnos”.

www.amorebieta.com – Hilero Zornotzan © 2020

Ir arriba.