La montaña salvaje ( Una aventura de Mikel Real)

Pakistán es un país apasionante que merece la pena conocer y que te conquista por sus paisajes salvajes y cautivadores, terreno de aventuras para los amantes de las sensaciones fuertes. Para este Trekking (en inglés, senderismo) decidí contratar directamente los servicios de una empresa ubicada en Pakistán, porque de esta forma salía más económico. Puede haber cierta desconfianza al contratar a través de Internet pero las fuentes de información eran buenas.

Llegué a Islamabad y durante los días de espera hasta el comienzo del recorrido, aproveché para hacer algo de turismo y conocer la ciudad. Es una ciudad muy grande dividida en sectores y callejear por ella, resulta difícil sin vehículo. Destaca la imponente mezquita de Shah Faisal, al parecer la mezquita más grande de Asia.

Tras la espera, salimos de Islamabad hacia el norte del país donde se puede llegar de dos maneras: Por avión, con el que en una hora se llega a Skardu (última ciudad antes de empezar el trekking) si el tiempo lo permite. La otra opción es por carretera, por la conocida Karakorum Highway. Ésta sigue parte del antiguo recorrido de la ruta de la seda, una ruta de montaña de 1250km que une Islamabad con China. Se trata de un camino espectacular con mucha historia y cuya construcción duró 20 años. La finalidad era facilitar el transporte de mercancías y el intercambio entre las repúblicas de Asia Central y el subcontinente. Como dato trágico: un trabajador muerto por kilómetro construido.

Optamos por viajar por carretera por la espectacularidad de su recorrido. Los primeros 200km vamos ganando altura y nos movemos entre aldeas ,bosques y pueblos. Uno de ellos es Abbottabad, lugar donde supuestamente mataron a Bin Laden. A partir de ahí, aparece un paisaje árido y desértico y atravesamos por el camino el paso de montaña Babusar Pass de 4170m.

Una vez bajado el puerto, la carretera serpentea paralela al cauce del rio Indo como una enorme cicatriz encajonada entre montañas de 3000m y 4000m y precipicios que llegan hasta el río. Los desprendimientos y hundimientos en época de lluvias, son constantes y un peligro real para todo vehículo o persona que lo recorren. Por el camino, se pueden ver teleféricos manuales que comunican las aldeas con la carretera.
9.3 (Copiar)

Tras 22 horas ininterrumpidas y agotadoras de viaje, llegamos a Skardu, capital de Baltistán. Allí nos reunimos el grupo al completo, compuesto por 11 personas (entre clientes, cocineros, guía y porteadores) y cuatro mulas para transporte de materiales. Nos queda un último tramo de 6 horas en todoterreno hasta llegar a Askole (3048m) donde no se puede continuar en vehículo: comienza nuestro recorrido a pie. La altitud, dureza y ausencia de población además de la gran concentración de montañas imponentes, hacen de este trekking uno de los más espectaculares del mundo.

El trekk es exigente y largo ya que se recorren una media de 6 a 7 horas al día en altitud, con el esfuerzo que eso supone. Al día subimos 300m de desnivel y la aclimatación es perfecta. El camino esta dentro del Parque Nacional del Karakorum, 180km ida y vuelta que incluyen el glaciar del Baltoro. Este glaciar tiene una extensión de 65km de largo y 2km de ancho y lo recorrimos en su totalidad, ida y vuelta. Existe otra ruta de vuelta por el collado Gondogoro La, un paso a 5650m que da acceso al valle de Hushe, cerrado por nieve desde finales de Agosto.

Por el camino, hay una serie de zonas habilitadas para acampar. Una de ellas es Paiju, a 3450m de altura y donde paran todas las expediciones, es un sitio clave y muy bien acondicionado. El recorrido no es nada cómodo, la morrena del glaciar es un amasijo de piedras, tierra y todo tipo de materiales que provienen del lecho del valle. Cruzamos el glaciar de lado a lado para seguir por uno de sus laterales hasta el siguiente campamento Urdukas a 4050m.

Desde Urdukas. las vistas son espectaculares, tenemos en frente montañas de 6000m y 7000m como las famosas Torres del Trango, las Catedrales del Baltoro, el Masherbrum, la Torre Muztagh y el pico Mitre. De noche es habitual verse sobresaltado por un ruido atronador cerca de las tiendas: Se trata de avalanchas de piedras que caen de las laderas de las montañas hacia el glaciar. A partir de aquí, nos movemos por el centro. La base es hielo cubierto de una capa de piedra. El sendero empieza a ser aún más duro, un laberinto pedregal donde hay continuas subidas y bajadas de 30m de altura. La primera nevada de la temporada nos sorprende llegando a Concordia, nuestro último campamento.

Concordia (en honor a la famosa plaza de París) es quizás uno de los paisajes de montaña mas impresionantes que se puedan contemplar. Es una enorme plaza natural de varios kilómetros de diámetro ubicada en el centro del glaciar. Hacia el este, la Cordillera de los Gasherbrum I y II (dos ocho-miles) y hacia el norte, el Glaciar Godwin Austen donde se encuentra la montaña que ha sido nuestro principal objetivo: el K2 que con sus 8611m, es la segunda montaña mas alta del mundo y la más difícil desde el punto de vista técnico.

Tras dos días de escasa visibilidad y mal tiempo, amanecimos con un día despejado. La visión de esa montaña salvaje y mítica en aquel momento, no se puede explicar con palabras, fue absolutamente sobrecogedor y permanecerá en mi memoria para siempre.
Nos quedan 10km para alcanzar el campo base. Esto supone un total de 11h de marcha ida y vuelta. Ahora caminamos por el glaciar Godwin Austen pasando por el campo base de otro ocho-mil, el Broad Peak, hasta llegar al del K2. Es septiembre y no es temporada de expediciones y somos el único grupo presente. Comimos algo y decidí visitar el Memorial, lugar donde se rinde tributo a los fallecidos de esta legendaria montaña y puedo asegurar que fue un momento muy intenso emocionalmente. Un dato: una de cada cuatro personas que han subido al K2 ha fallecido, esto nos da una idea de su dificultad.

Regresamos de nuestra aventura por el mismo recorrido de ida hasta llegar de nuevo a Skardu. Como tenía algunos días libres, decidí visitar el pueblo de Machulo, donde está la fundación Félix Iñurrategi Baltistán dedicada al alpinista fallecido y donde se encuentra una escuela de montaña y se desarrollan proyectos de cooperación. La otra visita fue al Valle de Hunza, otro lugar totalmente recomendable. Sus habitantes tienen la fama de ser los más longevos del mundo además de poseer, algunos de ellos, ojos y piel inusualmente claros para esta zona. Aquí se encuentra otro de los paisajes más bellos que he podido contemplar, también rodeado de altas montañas.

Los momentos vividos hacen de cada viaje un aventura única e inolvidable y este viaje ha sido, sin duda, una de ellas.

Para más información os recomiendo nuestro vídeo-resumen del viaje: youtu.be/yl21yVPZ_bs.

www.amorebieta.com – Hilero Zornotzan © 2016

Ir arriba.