HOMENAJE A ENRI

El Zornotza ST aprovechará la disputa del partido de la séptima jornada de la liga Adecco Plata frente al Araberri gasteiztarra para homenajear a Enri, quien falleció inesperadamente el pasado viernes dejándonos sumidos en la tristeza.

Enrique Fernández Garamendi ha sido protagonista de la Historia del Zornotza desde siempre. Él y el club eran prácticamente coetáneos y Enri pronto sintió el gusanillo del baloncesto; primero como aficionado, siguiendo las evoluciones de los pioneros zornotzarras, e inmediatamente entrando a formar parte del club como jugador. Base y capitán de aquel Zornotza setentero y ochentero, fue uno de los que sembró la semilla que tiempo después propiciaría el crecimiento del club hasta metas insospechadas, donde los límites no parecen existir. Buen jugador (la pareja que formó con Etxeba, algo así como los Stockton y Malone de Amorebieta, es ya legendaria. Etxeba falleció el pasado mes de abril. Vaya año de despedidas llevamos), pero mejor divulgador del baloncesto, descubrió pronto su vocación de entrenador. Llegó a entrenar al primer equipo, pero lo suyo era trabajar con la cantera, con los peques de los colegios, chicos o chicas, no sólo creando jugadores, sino también, y más importante, formando personas. Con él se iniciaba una época dorada en Amorebieta en cuanto a entrenadores vocacionales (Iñaki Intxausti, Iñaki Saiz, Jorge Espiña, Iñaki Berriozabal, Jon Sagastigordia, Josean Olabarri,…). También le tocó currar en la directiva y hacer de todo un poco, o un mucho, en el club. Y cuando lo dejó, no le dio la espalda. Durante años siguió la evolución de nuestros equipos como aficionado, y aún es más, se preocupó de ir recopilando fotos y pequeñas historias, hablando con unos y otros, y aquella su dedicación, ejemplo de amor a unos colores, iba a permitir que hace unos meses viera la luz el libro que recoge la Historia del Zornotza ST, y es que, como no se cansa de repetir Txerra, escritor de dicha obra, sin Enri no sólo no habría libro, sino que muchísimos episodios esenciales de nuestra Historia se habrían perdido para siempre. Hizo historia y la preservó.

En la actualidad volvía a ser activo integrante del Zornotza ST, echando una mano a la directiva en lo que hiciese falta, ojeando a la chavalería de los colegios, aportando ideas, compartiendo su amplia experiencia y siendo el delegado de campo del equipo Adecco Plata. Estaba disfrutando de este cargo que le permitía vivir en primerísima persona el sueño plateado de los verdes, a quienes acompañó a Tarragona para vibrar con el ascenso el pasado mes de mayo. Llega la cuarta jornada como locales y él ya no estará. Deja un vacío inmenso.

Un vacío que iremos notando día a día. Que notaremos todos, no sólo los del baloncesto, porque él estaba presto a colaborar en cualquier actividad, fuese deportiva (ajedrez y atletismo fueron sus otras pasiones), cultural o social. Su ausencia será notable, porque era una persona excepcional, que irradiaba positivismo y bonhomía. Siempre animando, apoyando, consolando, hallando las palabras justas para levantar la moral del decaído.

Te echaremos mucho de menos, Enri, y este domingo te vamos a homenajear de la manera que a ti más te hubiese gustado, dedicándote un partido de competición oficial de tu Zornotza ST. Verás como Larrea se llena a reventar de amigos tuyos y te harás idea de la importancia que tu figura ha tenido para todos nosotros. Gracias por todo, Amigo.

www.amorebieta.com – Hilero Zornotzan © 2013

Ir arriba.