“Bizkargi guarda aún restos de muchos gudaris”

Alberto J. Sampedro, vecino de Amorebieta y miembro de Euskal Prospekzio Taldea, encontró la chapa identificativa de Aniceto Agirrebeitia

Aniceto, era Cabo de la Compañía de Ametralladoras del Batallón Esteban Salsamendi nº 44 del Partido Comunista. Natural de la localidad de Berriz, era el mayor de cinco hermanos, panadero de profesión, y a difererencia de su familia, todos nacionalistas, se afilió a un sindicato comunista del gremio de la panadería y pastelería. Encontró la muerte en esta cota el 16 de mayo de 1937 a la edad de 26 años. El pasado mes de diciembre se exhumaron sus restos en presencia de sus familiares.

En Bizkargi se produjeron intensos y sangrientos combates antes de la ruptura del Cinturón de Hierro y es una zona clave en las búsquedas que realizan los miembros de Euskal Prospekzio Taldea. “Cada vez es más difícil encontrar restos – señala Alberto-, la tierra tiene mucha acidez, han talado muchos pinos y han replantado eucalipto”.
El equipo de Alberto acudió a Bizkargi tras el hallazgo casual de una chapa identificativa perteneciente a un combatiente portugués. “Mientras revisábamos la zona encontré lo que parecía una moneda, pero al limpiarla pude comprobar que era una placa identificativa con el número 58.331. A partir de ahí determinamos su identidad con los archivos existentes”.
La documentación histórica, concretamente las nóminas del Euzkadiko Gudarostea, ha permitido determinar que el número de placa 58.331 pertenece a Aniceto Aguirrebeitia Lazpita, del batallón nº44 Esteban Salsamendi del Partido Comunista. A su vez, el registro de Fallecidos en Campaña recoge que Aniceto murió en combate el 16 de mayo de 1937. El Instituto Gogora ya ha tomado una muestra de ADN a la familia del combatiente para poder cotejarlo con los restos recuperados y determinar también genéticamente la identidad del fallecido.
Siguiendo las estrictas medidas de seguridad y bajo la dirección del reconocido antropólogo forense Francisco Etxebarría, el grupo de Ciencias Aranzadi que él dirige, miembros de Euskal Prospekzio Taldea, y diversos voluntarios, realizaron la exhumación un domingo de diciembre. Este vecino de Amorebieta dice que “es emocionante ver las caras de consuelo de los familiares, el saber que los restos de su familiar descansará en paz”.


Beatriz Artolazabal, consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales -que participó en la exhuación in situ- dijo que es un deber institucional recuperar a los desaparecidos en la guerra civil «recuperarlos y devolverles la dignidad que les arrebataron y seguiremos poniendo todo nuestro empeño en ello, hoy Aniceto representa a todos ellos».
Alberto y sus compañeros están dispuestos a seguir dedicando su tiempo libre a esta importante tarea. Son voluntarios que llevan trabajando muchos años por la recuperación de la memoria histórica y lo único que piden es “que nos dejen hacer nuestra labor, que siempre es respetuosa y siguiendo los protocolos que nos marca Aranzadi”.

Búsqueda de personas desaparecidas durante la Guerra Civil
El Gobierno Vasco lleva trabajando desde 2003 en la búsqueda e identificación de personas desaparecidas durante la Guerra Civil. A través de un convenio de colaboración con la “Sociedad de Ciencias Aranzadi, durante este tiempo, se han exhumado 51 fosas y se han recuperado los restos de 108 personas.
• 57 están depositados en el Columbario de la Dignidad de Elgoibar. De ellos, 11 pertenecen a personas identificadas.
• 44 reposan en los cementerios de los ayuntamientos en los que se han localizado las fosas.
• El resto, descansan en otros lugares elegidos por sus familias.

www.amorebieta.com – Hilero Zornotzan © 2021

Ir arriba.