Beinat Gutiérrez, maestro cervecero

Le gusta presentarse como hijo de Guti y Bego, de Amorebieta. 31 años y maestro cervecero de la cervecera Browar Stu Mostow.  Lleva casi unos diez años haciendo cerveza y el interés le vino un poco porque “mi tío hacía colección de etiquetas de cerveza y de botellas y cosas así. Y de ir a casa de amama y ver en su cuarto siempre, pues etiquetas y botellas de las cervezas de todo el mundo, me picó un poco el gusanillo”.

Cuando terminó el instituto, le entró la duda existencial de qué hacer en su futuro y comenzó a aprender alemán. “Yo siempre tuve la idea de hacer esto y desde que tenía 18 años empecé a probar cervezas de todo el mundo y a pedir cervezas online. Decidí irme a Alemania y estudié la carrera de Maestro Cervecero durante 3 años en la universidad de Munich”.

Su primer trabajo no tardó en llegar, pero no en Alemania. “Después fue cuando Naparbier me llamó porque iban abrir una segunda fábrica en Barcelona y necesitaban un maestro cervecero. Así que esta empresa me trajo de vuelta de Alemania a Barcelona. Cosas del destino”.  El negocio se llamaba NaparBcn y estuve allí dos años. Nos dieron premios importantes como Mejor cervecera de España. Pero estaba un poco agobiado porque Barcelona es muy grande y estaba pensando en hacer un cambio cuando la gente de Naparbier me dijo que necesitaban un maestro cervecero nuevo en Iruña y estuve allí un añito más. Luego hubo unos cambios en la empresa y decidí que no me interesaba mucho lo que lo que pensaban hacer, así que empecé a buscar otras alternativas”.


Y otra coincidencia surgió entonces. “Ahí fue cuando hablé con mis actuales jefes a los que conocía de antes, porque al final el mundo la cerveza quieras que no entre festivales y eventos casi en todo el mundo nos conocemos, porque estamos todo el día viajando de un lado a otro. Así que me hicieron una oferta para venir aquí, donde ya había estado yo un par de veces haciendo eventos y la fábrica me gustaba bastante, así que nada, hace dos años y medio, en febrero de 2019 me vine a Braslaw en Polonia”.


Desde entonces trabaja con Browar Stu Mostow, una empresa cervecera que tiene bastante nombre en el mundo de la cerveza artesanal. “Tengo un equipo bastante majo, entre producción, laboratorio y empaquetado; más o menos manejo unas 15 personas y en la fábrica hay unas 53 personas y tenemos también un restaurante. Mi obligación es encargarme de que todo vaya bien en la producción, hay días que me toca estar todo el día en la oficina, otros que me toca estar produciendo. Pero bueno, es un trabajo bastante variado porque todos los días tienes algo diferente que hacer y al final, pues no te aburres. Estoy a gusto aquí, los inviernos se hacen se hacen largos y cada vez más duros, pero bueno en verano está bien la ciudad, es bonita y hay mucho que hacer”.

En Euskadi todavía no hay mucha tradición de beber cerveza artesanal. “Aunque se bebe mucha cerveza, en su mayoría proviene de cervecerías industriales. Poco a poco los hábitos están cambiando y ahora los bares también ofrecen cerveza artesanal. “Esta tendencia seguirá fuerte e incluso crecerá en los próximos años. La gente cada vez concede más valor a lo que come y bebe, así que es un mercado al alza. Esperemos que algún bar de Amorebieta se atreva a apostar por productos nuevos y cerveceras locales”. Prosit!!!

Artículo anteriorLa oficina de empleo de Amorebieta-Etxano ha tramitado 113 ofertas de empleo en 2021
Artículo siguienteTeknei Zornotza jugará la Copa en Larrea

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here