ALEX RENUNCIA A LA CUMBRE

Esto no es un adiós, es un hasta luego. El Everest no ha querido que este año conquistemos su corazón, pero lo que tengo claro es que a mí sí que me ha robado el corazón. Sueño, cada día, desde el 25 de diciembre que salimos de casa, con llegar a esos 8848 metros que nos separan del cielo, pero la avaricia no sirve de nada en la montaña. Nunca hay que ir en contra de la naturaleza; eso es algo que he me ha quedado grabado durante toda mi carrera en la que he vivido momentos muy difíciles: si no quieres que la montaña acabe contigo, no acabes tú con ella; respétala y cuídala. Por ello, aunque yo me sienta muy fuerte física y psicológicamente, el invierno no ha dado tregua, el fuerte viento nos tiraba al suelo y la previsión de los próximas días es terrorífica. Sin embargo, no hay duda de que ha sido la expedición más especial de mi vida, en la que me he sorprendido a mí mismo, y en la que hemos conseguido que el mundo de la montaña y el alpinismo tenga un seguimiento que me emociona. Además, sin ninguna duda, la guinda del pastel sois todos vosotros y vosotras, que os he sentido en cada minuto como si fueseis mi familia, apoyándome en cada logro y en cada momento complicado. Os prometo que volveré a la montaña que me ha robado el corazón de la manera más pura. Os quiero.

Artículo anteriorALEX TXIKON REGRESA AL CAMPO BASE POR LOS FUERTES VIENTOS
Artículo siguiente‘Una habitación propia’, una bonita iniciativa de la productora Gariza Films en el día Internacional de la Mujer

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here