AITOR APARICIO, 28 AÑOS EN LA AMBULANCIA: “ESTO ES UNA GUERRA, QUE LE QUEDE CLARO A LA GENTE”

El zornotzarra Aitor Aparicio tiene experiencia en mil batallas, pero esta situación le está superando. “Estoy emocionalmente jodido como nunca. Trabajamos en turnos de 24 horas lo que es inasumible física y psicológicamente. Anímicamente estamos muy bajos”.


Fotografía facilitada por Aitor Aparicio durante su trabajo

La ambulancia de la empresa Ambuibérica, que con un equipo de 10 personas tiene su base en Amorebieta, concretamente detrás del Ayuntamiento, ha sido destinada en exclusiva al traslado de pacientes posibles y confirmados de coronavirus. Pero los medios de que disponen son insuficientes. “No tenemos buzos de protección y necesitamos 20 delantales diarios. Tampoco tenemos mascarillas suficientes y andamos justos de guantes. Después de nuestro trabajo tenemos que desinfectar la ambulancia, quitarnos la ropa antes de entrar en nuestras dependencias, lavamos nuestra ropa con lejía y seguimos adelante”.
Los Delegados de Prevención de Ambuibérica en el transporte programado de Bizkaia, a través de una nota del sindicato LAB denunciaron que la empresa no proporciona a los trabajadores los medios ni los equipos de protección necesarios para hacer frente a los problemas derivados de la epidemia en su trabajo diario. Que los vehículos tampoco tienen el equipamiento necesario, ni se desinfectan adecuadamente. Y que se está obligando a los trabajadores a trasladar pacientes con COVID-19, sin los medios adecuados y saltándose el protocolo marcado por Osakidetza ya que estos deben hacerse por vehículos especiales.
Aitor asume que tarde o temprano se infectará de coronavirus, pero teme también por su familia. “Esto es una guerra biológica, la gente tiene que quedarse en casa, ya me gustaría a mí poder quedarme en casa y aburrirme, pero no puedo”.
Este Técnico en Emergencias quiere hacer un llamamiento para que les hagan llegar delantales y mascarillas. Al mismo tiempo, quiere agradecer a los vecinos de Amorebieta-Etxano que les han aportado material, como por ejemplo un termómetro sin contacto y pantallas protectoras, pero necesitan más material. “Ferreteria Iñigo nos abrió sus puertas para facilitarnos plásticos y estamos miy agradecidos. Esto es una guerra, que le quede claro a la gente. Tienen que quedarse en casa”.

www.amorebieta.com – Hilero Zornotzan © 2020

Ir arriba.