LIGA EBA. TRES EN RAYA

Zornotza ST- 69; UPV Álava- 62 (19-20, 32-36; 56-46, 69-62)
Tres en raya. Con la de hoy son ya tres victorias logradas de manera consecutiva. Una, dos y tres (y contando). Algo que no se consiguió a lo largo de la pasada temporada y que llega en el momento en el que los equipos empiezan ya a tomar posiciones en este igualado grupo A-A de la Liga EBA.

Este partido era muy importante para saber si el Zornotza escalaba decididamente a la parte alta de la clasificación o si se quedaba en la zona media, en la del ni frío ni calor, con achaques de sosería. También era la ocasión idónea para demostrar ante su propio público que se sigue progresando adecuadamente, partido a partido, pasito a pasito, sin prisa pero sin pausa. Ambas cuestiones han hallado la respuesta deseada por sus seguidores: el Zornotza quiere alcanzar las altas cimas y pretende hacerlo con una constante mejora. La afición ha salido satisfecha de Larrea. Esa afición a la que no nos cansaremos de agradecer su apoyo incondicional. No era una tarde propicia para esperar una gran afluencia de público -en mitad de un puente, con tiempo desapaciblemente invernal y con el equipo de fútbol de la localidad jugando a la misma hora- y sin embargo las gradas de Larrea acabarían casi llenándose. El Zornotza despierta interés y atrae a los zornotzarras y también al resto de gente del mundillo del basket.

Ante todo ese público los verdes iban a actuar con irregularidad, con altibajos, pero siguiendo una línea ascendente en su juego y en la intensidad, llegando a conseguir caldear el ambiente de Larrea y hacer vibrar a los aficionados en las mejores fases del encuentro. Y eso frente a un UPV Álava que visitaba Amorebieta como segundo en la tabla y que hasta la pasada semana era líder.

Ya quedaban claras las intenciones de los verdes desde el salto inicial. Nada que ver este Zornotza con el de hace pocas jornadas. El equipo ahora no se duerme y llega a la hora al partido, no espera a que el rival se haya escapado en el marcador para reaccionar. En los primeros compases del encuentro los zornotzarras buscaban aturdir a los vitorianos con buena defensa e imprimiendo velocidad en el ataque. Se nos daba mejor lo primero que lo segundo pero se lograba abrir hueco, 11-3. Los jovencísimos valores de la cantera baskonista no funcionaban a su nivel, así que sería un veterano de la UPV (con sólo 24 años), el alero Mikel Arregui, el que sacaría las castañas del fuego para los de José Luis Ortún. Arregui empieza a anotar de diferentes posiciones y su compañero base Jon Mascariano eleva el grado defensivo, y así los del Campus de Álava no sólo evitan el que el Zornotza rompa el partido, sino que consiguen que los visitantes tomen el mando. Los verdes titubeaban, perdían balones, no encontraban el camino al aro contrario y en defensa se veían superados por la movilidad de los de negro, que cada vez encestaban con más facilidad, combinando juego interior y exterior. Un primer cuarto que empezaba tan prometedoramente finalizaba con desventaja en el marcador, 19-20, y la mala noticia de la lesión muscular de Toni Lorenzo, quien ya no podría volver a jugar.

No cambiaba mucho el panorama en el segundo cuarto. Incluso pintaban peor las cosas. El UPV caminaba con paso firme, maniatando con una agresiva defensa a los zornotzarras, apostando centinelas en cada línea de pase, no concediendo ni un tiro cómodo, para luego tratar de correr en la transición. Se nos aparecen fantasmas del pasado, temíamos estar ante otro tropezón como anfitriones, pero poco a poco se va ajustando la defensa, que compensa las malas acciones ofensivas, y el resultado al descanso no es para desesperarse, 32-36.

La salida del Zornotza tras ese tiempo de reposo y reflexión ha sido apabullante. No se ha abierto la puerta del vestuario, más bien ha sido la puerta de chiqueros la que daba paso a un equipo fiero, bravo y embistiendo a todo lo que se moviera. Qué salida. La defensa zornotzarra es dinámica, hiperactiva, hay hombres de verde por todos lados, ¿seguro que sólo hay cinco en cancha? Parecen más, presionan tras canasta, alternan la zona con el uno por uno, atosigando a un contrario al que no dejan ni pensar ni moverse. A partir de ahí el ataque resulta más fácil. La movilidad defensiva contagia al juego ofensivo y el Zornotza corre a la mínima oportunidad. Aunque el tiro exterior de los artilleros no causa daños a la defensa vitoriana, la infantería resuelve las jugadas en el cuerpo a cuerpo bajo el aro. Ni las faltas técnicas señaladas por los árbitros al banquillo zornotzarra pueden frenar este torbellino. Tras jugar diez minutos con el cuchillo entre los dientes, sin concesiones, el Zornotza ha logrado un parcial de 24-10 y llega al final del tercer acto con una jugosa ventaja, 56-46.

No baja la intensidad el equipo en los primeros minutos del último período y la brecha a nuestro favor se abre hasta los quince puntos, 65-50. Es en ese punto en el que la velocidad y agresividad se tornan precipitación e imprecisión. Se suceden algunos errores en ambas mitades de cancha, estamos fallones en ataque y Daniel Ndongala se hace un hueco en nuestra propia zona para ir anotando. Los alaveses consiguen frenar al Zornotza lo suficiente como para evitar una derrota muy contundente, pero ya la vitoria zornotzarra está sellada. 69-62 indica el marcador al finalizar.

ANOTADORES:

ZORNOTZA: Lorenzo T. (0), Duque A. (9), Salazar I. (12), Iglesias J. (14), Carreto I. (18) –cinco inicial- Zorrozua P. (2), Gómez X. (2), Torres J. (3), Ocerin J. (0), Tobar M. (9), Izkara E. (0).

UPV ÁLAVA: Saenz J. (0), Mascariano J. (7), Gil S. (0), Arregui M. (17), Bordignon D. (10) –cinco inicial- Barandica I. (7), López M. (2), Ruiz de Vergara I. (2), Gacic S. (1), Malmanis R. (0), Ndongala D. (16).

Estadísticas completas

www.amorebieta.com – Hilero Zornotzan © 2012

Ir arriba.