“ESTOY INDIGNADA”

Soy consciente de que la frase que voy a citar a continuación esta más que trillada en los últimos tiempos, pero define a la perfección mi estado de ánimo:
“ESTOY INDIGNADA”
Hace unos pocos meses me aventuré al mundo empresarial, abriendo una pequeña academia en mi pueblo Amorebieta-Etxano. Lo hice, a pesar de las advertencias y las caras de asombro de las personas a las que se lo contaba, entre frases como “en los tiempos que corren…” “¡¿En plena crisis?! Estas loca…” pero a pesar de ello seguí con mi propósito.
Al principio, empiezas con muchas ganas, vas al ayuntamiento, a hacienda etc. y te vas informando de los trámites que tendrás que realizar, a pesar de ver todo lo que te queda por delante, inexplicablemente sigues ilusionada…
Ahora puedo decir, que tres meses después, le doy la razón a toda esa gente que me llamó loca. Tengo que agradecerle al ayuntamiento de Amorebieta-Etxano que me pisara la ilusión en un tiempo record. Ellos, en su afán de apoyo al pequeño empresario, me exigieron unos planos del local, que por supuesto tenía que hacer un arquitecto, a pesar de que hasta hacía dos meses el local estaba funcionando con todos los permisos. Solo la “visita” del arquitecto fueron 843,62€. Ahora, cuando ya he hipotecado las navidades de mi familia, voy al ayuntamiento a entregar la instancia y de pronto ¡sorpresa! Este año entra en vigor la obligación de aportar una tasa por un cambio de actividad, no les dejo que adivinen el importe de la tasa porque jamás acertarían, la friolera de 504,85€… por certificar que el local antes era una tienda de ropa infantil y ahora es una academia de clases particulares.
Sin tener en cuenta el dineral que me he dejado en montar el negocio, ya que considero ese gasto como inevitable en cualquier caso, me he gastado 1348,47€ en satisfacer unos trámites absurdos que el ayuntamiento me exige y que son totalmente obviables, ya que un cambio de actividad no supone ningún perjuicio para el pueblo, los vecinos y mucho menos para el ayuntamiento.
Asíque , ESTOY INDIGNADA porque creo que la propia administración no quiere que salgamos de la crisis. Prefieren ahogar al pequeño empresario con subidas de impuestos e imposición de tasas desorbitadas, para que así no podamos reavivar la economía, no podamos crecer y dar trabajo y no podamos llegar a fin de mes. Pues señores, enhorabuena, lo han conseguido, han conseguido que otro empresario tenga que cerrar la puertas de su negocio, porque prefiere alimentar a su familia en navidad, que pagarle un euro más al ayuntamiento. Así es como se levanta este país.

Saioa Asua Goitiandia

www.amorebieta.com – Hilero Zornotzan © 2013

Ir arriba.