EBA: MERECIDA DERROTA A UNA SEMANA DE LA “FINAL” 

Aquimisa Laboratorios CB Tormes- 83; Zornotza ST- 80 (10-21, 35-32; 57-49, 83-80)

Poco antes del desplazamiento a Salamanca conocíamos la triste noticia del fallecimiento de un histórico del club, Roberto Etxebarria (57 años). Ante un golpe como ese ganar o perder, subir o bajar, carece de la menor importancia. Los más jóvenes no lo han conocido, pero para la “vieja guardia” del Zornotza Etxeba es mucho más que un exjugador, es alguien que hizo disfrutar a compañeros y aficionados con su pelea en la cancha y sus innumerables anécdotas fuera de ella en tiempos duros para el baloncesto en Amorebieta. Su adiós nos llena de tristeza, pero nos queda el legado que él y otros como él nos han dejado: el Zornotza Saskibaloi Taldea.

La vida sigue y el Zornotza continúa más vivo que nunca gracias a la labor de muchos que están y demasiados que ya se han ido. Entre nuestros equipos hay uno en EBA que lucha por meterse en la Fase de Ascenso a Adecco Plata y que debe afrontar una auténtica final el próximo sábado en Larrea a las 19 horas (horario unificado para todos los partidos en las dos últimas jornadas). Veamos cómo están las cosas.

Ayer se perdía en Salamanca ante el Aquimisa Laboratorios CB Tormes. Derrota merecida pero que no conlleva dramáticas consecuencias, y es que aunque hubiésemos ganado, seguiríamos teniendo la obligación de superar la próxima jornada al Miguel Antonio Robleda burgalés. Perder en el pabellón Würzburg salmantino nos ha descabalgado de la segunda posición al ser alcanzados por burgaleses y easoenses, dejándonos cuartos, pero continuamos dependiendo de nosotros mismos: si somos capaces de ganar a los castellanos y en la última jornada en Urretxu al colista Goierri, alcanzaríamos el objetivo. No nos mareemos ahora haciendo más cábalas y quedémonos con que el partido del sábado en Larrea (recordad que es a las 19 horas) ante el Miguel Antonio Robleda será una final y como tal deberá afrontarla equipo y afición.

Esperemos que los nervios no nos traicionen y que se juegue mejor que en Salamanca, porque las cosas allí no se hicieron bien. Se hicieron medio bien durante el primer cuarto y los últimos minutos de partido, el resto del tiempo el Aquimisa fue amo y señor y hubo momentos en los que nos pasó por encima contundente y literalmente.

El partido arrancó con dos equipos compitiendo a ver quién perdía más balones. Ambos estaban más acertados en defensa que en ataque. Cinco minutos necesitó el Zornotza para empezar a funcionar satisfactoriamente. Se frenaba atrás a los salmantinos y se anotaba con fluidez, sobre todo gracias a los triples de Joseba Iglesias e Ibon Carreto (uno el primero y dos casi consecutivos el segundo). Abríamos brecha, 8-21, y nos las prometíamos muy felices. El 10-21 al término del cuarto nos dejaba un muy buen sabor de boca… que se nos iba a amargar en un visto y no visto al comienzo del segundo período. Los locales nos hacen un parcial de 13-0 en ¡minuto y medio! y dan la vuelta al marcador (23-21). En noventa segundos hemos perdido varios balones, nos hemos ganado una técnica y el Aquimisa se ha venido arriba a la vez que nuestra “caraja” nos dejaba groguis para largo rato. Los salmantinos no dejaban de robarnos balones, o bien anticipándose en la línea de pase o bien quitándoselo de las manos al zornotzarra de turno, lo que propiciaba contraataques y canastas fáciles del rival (14 pérdidas sólo en la primera parte). Además ellos también funcionan en posicional desde el perímetro, liderados por Pedro de la Calle, muy activo y acertado (19 puntos con excelentes porcentajes). Con dificultad y sin puntería exterior el Zornotza consigue ir sumando desde la pintura para evitar que el Aquimisa se escape del todo y se llega al descanso 35-32. Ni tan mal.

El paso por los vestuarios no cambia nada el panorama. El Zornotza sigue aturdido ante un Aquimisa más listo, más fuerte y con ideas claras. A lo largo de la segunda parte el público local disfrutará con el juego de los suyos, sin que falte la dosis de espectáculo ofrecida por el californiano Austin Simon, quien pese a sus escasos 190 centímetros es capaz de volar alto, matear violentamente o poner tapones allá por la estratosfera (él sería el MVP del partido con 22 puntos, 7 rebotes, 10 faltas recibidas y 24 de valoración). Acciones que levantan a los aficionados de sus asientos, hinchan la moral de los propios y pincha la de los extraños. Y se nos van parece que definitivamente, manteniendo siempre diferencias de nueve o más puntos. Al final del tercer cuarto 57-48.

En el último período ellos nos siguen barriendo. La defensa zonal que Garita y Frade plantean funciona intermitentemente. No estamos acertados en los movimientos de balón y nunca encontramos al hombre libre o al que ha quedado en ventaja física tras bloqueos. Carecemos de tiro exterior, así que lo basamos todo en acciones individuales cerca del aro, territorio controlado por los pívots locales Toño Rodríguez y Diadia Mbaye (11 rebotes capturó el senegalés) y en el que la defensa rojinegra se emplea a fondo para evitar canastas fáciles. La desventaja se va a catorce puntos, 72-58, y todo parece sentenciado. Es en ese momento, a falta de cinco minutos, cuando optamos por la conocida táctica “de perdidos al río”. Los verdes se activan, la defensa sube líneas y se empiezan a recuperar balones para poder contraatacar ahora nosotros. Incluso nos reencontramos con los triples (uno de Joseba Iglesias y otro de Peru Zorrozúa). Conseguimos lo que se antojaba imposible: empatar a 78 a falta de un minuto. La siguiente posesión salmantina es clave. Fallan varias veces pero se hacen con el rebote, acabando el balón en manos de Alberto Alonso, que clava un triple frontal y casi mortal (81-78). Queda tiempo, pero… Ambos equipos anotan tiros libres y con 83-80 el Zornotza dispone de bola para forzar la prórroga, pero la defensa local nos obliga a tiros muy forzados y destinados al fracaso y ahí acaba el partido. La victoria se queda en Salamanca con total justicia, el Aquimisa ha sido superior a nosotros física y baloncestísticamente, suma su sexta victoria consecutiva como local y continúa con su trayectoria ascendente. Nosotros no hemos estado a la altura, con malos porcentajes, con 22 pérdidas de balón y fallando 11 de los 30 tiros libres lanzados es muy difícil ganar. Los verdes más destacados han sido los hombres grandes: Mario Tobar (el mejor con 14 puntos, 13 rebotes y 22 de valoración), Ibon Carreto (23 ptos., 7 reb. y 19 de valoración) y Joseba Iglesias (18 puntos).

El consuelo que nos queda es que, como decíamos antes, esta derrota no altera prácticamente nuestras opciones y el partido clave, una auténtica final, será el del próximo sábado 20 a las 19 horas en Larrea ante el Miguel Antonio Robleda de Burgos.Allí os esperamos.

1, 2, 3,… ZOR-NO-TZA!!!



www.amorebieta.com – Hilero Zornotzan © 2013

Ir arriba.