Zu Kirolari

EBA: UN ZORNOTZA INDEFENSO

Miguel Antonio Robleda- 81; Zornotza ST- 72 (21-19, 44-31; 68-45, 81-72)
Consultamos el Diccionario de la RAE, encontramos la entrada relativa a indefenso y comprobamos que este adjetivo solo tiene una acepción: Que carece de defensa. Desgraciadamente esa es la mejor definición del Zornotza que ha jugado (?) en el polideportivo El Plantío burgalés.
Lo mejor para los verdes ha sido el resultado. Que no os engañe ese -9, porque es totalmente irreal e injusto, hemos hecho deméritos suficientes para salir apalizados, machacados, triturados, molidos… y demolidos. Un desastre, vaya. Aunque en los últimos minutos se han emprendido unas urgentes obras de embellecimiento del marcador que han permitido dejar unos guarismos más dignos en él.
Sabíamos que iba a ser un partido complicado, contra un buen equipo que disfrutaba de una tendencia al alza. Prueba de fuego. Salimos quemados. Y si lo mejor ha sido el resultado, lo peor ha sido la imagen. Desde el salto inicial el partido tenía un único y rotundo dueño, el Miguel Antonio Robleda. Los del Basket Burgos 2002 iban a jugar un encuentro inesperadamente cómodo, plácido, sin oposición enfrente. Porque el Zornotza estaba en la cancha, pero no estaba. Estaba pero no defendía. Nada de nada. Los burgaleses jugaban constantes 1×1 en los que se zafaban de su marcador con insultante facilidad. Canasta fácil tras canasta fácil. Una jugada detrás de otra. Durante 34 minutos.
Esa no-defensa zornotzarra es la clave del partido. Y cuando no hay defensas el sistema inmunológico se resiente, llega el malestar o la enfermedad y esto puede devenir en depresión. Seguramente que es por eso que en ataque tampoco dábamos una a derechas. Se tardaba en arrancar las jugadas casi quince segundos, el tiempo de posesión siempre amenzaba con agotarse, la circulación de balón… Ay, prácticamente no se ha dado un pase limpio en toda la tarde, casi todos eran tocados por los contrarios, o directamente robados. A veces los locales ni tenían que robarlos, se los entregábamos con gran generosidad: aquí tiene usted el balón, no se moleste en presionarme. Si por fin se conseguía una buena situación, se acababa errando bandejas fáciles. Todo muy triste y desesperante.
Los burgaleses no desaprovechaban la ocasión de darse el gustazo de jugar a placer, disfrutando del baloncesto. Cada vez apretaban más el acelerador y daban golpe tras golpe al pelele que tenían delante. Con sencillez y recursos básicos (un bloqueo ciego por aquí, una puerta atrás por allí) abrían una inmensa brecha en el marcador. Son buenos jugadores, pero hoy nosotros los estábamos haciendo internacionales. Al final del tercer cuarto el resultado era un tremendo 68-45. A los cuatro minutos del último período llegaba la máxima diferencia, 24 puntos (76-52). Y entonces…
Los últimos seis minutos han sido del Zornotza. Primero, porque los locales estaban gozando tanto y practicando un juego tan florido y hermoso que han acabado embriagados y excediéndose en las florituras. Segundo, y para nosotros más importante, el deprimido Zornotza, que hacía tiempo había entregado la cuchara, rebusca en su interior y encuentra en lo más profundo una reserva de pundonor. Se aprieta en defensa, se ataca con determinación y se consigue un increíble parcial de 2-18, y eso fallando demasiados tiros libres. 78-70 a menos de un minuto del final. El técnico local Miguel Ángel Segura solicita dos tiempos muertos casi consecutivos porque no le gusta nada lo que ve. La holgadísima victoria había menguado hasta un tanteo inesperado cinco minutos antes. Y es que en caso de posibles empates clasificatorios la diferencia de puntos resultará decisiva. Hasta el final el Zornotza, más acorde con lo que se espera de él, ha peleado para recortar aún más, pero nos hemos debido conformar con el 81-72 definitivo. Lo dicho, el resultado ha sido lo mejor para los verdes.
Todos los burgaleses han estado a gran nivel, aunque destacan algo más los habituales Txomin López (19 puntos, 7 rebotes y 20 de valoración) y Álvaro Gómez (17 puntos, 5 rebotes y 29 de valoración). Mientras que en el Zornotza solo se puede salvar el esfuerzo final, pero los 34 minutos anteriores han sido un espanto, o un esperpento. Preocupante. Se necesita reaccionar urgentemente. Tendremos dos partidos seguidos en Larrea para tratar de reconducir las cosas. Ahora estamos con un balance de 6-4, en mitad de la tabla con mucha compañía, todavía a una sola victoria del segundo clasificado y a prudencial distancia de los puestos de descenso.
Un apunte alegre: Hemos conocido, con gran sorpresa, que algunos aficionados burgaleses siguen jornada a jornada las crónicas que aquí publicamos. Y al parecer gustan tanto como para regalar morcillas de Sotopalacios (gracias, Yolanda). Nos sentimos muy honrados y agradecidos.
Esperemos que esos aficionados puedan leer la próxima semana en este espacio la crónica de una gran victoria de nuestro equipo contra el Goierri. Hasta entonces…
1, 2, 3,… ZOR-NO-TZA!!!

ANOTADORES:

MIGUEL ANTONIO ROBLEDA: Fernández A. (8), Gómez A. (17), Liparteliani A. (6), Barriuso A. (10), López T. (19) –cinco inicial- Rodríguez R. (5), Ortega R. (4), Lozano M. (2), Temiño M. (0), Arnaiz A. (8), Moro L. (2).

ZORNOTZA ST: Lorenzo T. (13), Duque A. (0), Salazar I. (8), Tobar M. (6), Carreto I. (20) –cinco inicial- Zorrozua P. (9), Gómez X. (1), Iglesias J. (4), Torres J. (6), Izkara E. (5).

ÁRBITROS: RODRIGUEZ PEREZ (CYL), FRANCISCO JAVIER – PEREZ HERNANDEZ, SAUL (CYL)

“Laila Peak” Islamabaden gagoz

Alex Txikon mendizaleak www.amorebieta.com web orriaren eta Hilero Zornotzan aldizkariaren ikurra eramango du Laila Peak mendi tontorrera. Hemendik jarraipen zuzena egingo dugu. Gaur bertan hitz batzuk bidali dauz Alex-ek.
“Atzo heldu ginan. Hemen Euskal Herrian baino lau ordu gehiago dira. Jada bazkaldu dogu. Dana ondo!!! Laster argazkiak bidaliko deutsuedaz eta Race Trackerra martxan jarriko dot gure urratsak jarraitu ahal dezazuezan. Besarkada bat!!!”

Alex Txikon presenta su próximo desafío: la primera invernal de la historia al Laila Peak

La sede que la Fundación Azkue tiene en la plaza Agoitz de San Ignacio, en Bilbao, ha acogido esta mañana la rueda de prensa en la que Alex Txikon ha dado cuenta de su próximo e inminente reto: la primera escalada invernal al majestuoso Laila Peak, no la más alta (6.096 metros) pero sí, posiblemente, la cima más bella del Karakorum. “Tras dos experiencias previas en el Karakorum y en invierno en las que no pudimos hacer cumbre, lo que más me motiva de esta expedición es la posibilidad de firmar una invernal”, ha afirmado Txikon.
El montañero lemoarra ha estado acompañado en la rueda de prensa de hoy por uno de sus compañeros de expedición, Sebastián Álvaro, el director del legendario programa de TVE ‘Al filo de lo imposible’. “Cuando uno llega a los 60, toma perfecta conciencia de que la vida es finita, de que nuestro tiempo es escaso. Y es entonces cuando decide invertir ese tiempo tan escaso únicamente en aquellas cosas que realmente le apetece hacer, y hacerlas con gente de buen corazón. Una de esas cosas es esta expedición al Laila Peak, y una de esas personas es Alex Txikon”, ha señalado Álvaro. La introducción ha corrido a cargo de Rodrigo García, director gerente de Azkue Fundazioa, quien ha subrayado la conexión euskera-montaña-nuevas tecnologías que ofrece esta expedición.

“La montaña que dibujan todos los niños del mundo”, es la frase que se utiliza cuando de explicar el magnetismo estético del Laila Peak se trata. En la que viene siendo una constante a lo larga de su corta pero ya prolífica carrera montañera, Txikon, que suma nueve cimas por encima de los 8.000 metros, ha vuelto a apostar por otra forma de entender la montaña. Así, Alex ha aparcado otras cimas más comerciales para convertirse en el primer ser humano que holla el Laila Peak en invierno. Nadie lo ha logrado hasta la fecha. De hecho, el Laila Peak, una montaña mucho más exigente de lo que algunos podrán pensar por aquello de su altitud, solo ha sido conquistada en dos o tres ocasiones, nunca en invierno. Este dato da una idea del grado de exigencia de la misión del deportista vizcaíno. “Que nadie piense que va a ser un trabajo sencillo”, ha advertido Álvaro. “Para empezar, creemos que el Laila Peak está mal cartografiado y que su cima ronda las 6.250 metros. Pero, además de las enormes dificultades técnicas de su ascensión, hay que tener muy en cuenta las adversas condiciones climatológicas que nos vamos a encontrar allí. El viento sopla a 30-35 kilómetros por hora, lo que hace que la sensación térmica sea bajísima. Ayer mismo, en la cima la temperatura oscilaba entre los 30 y los 39 grados bajo cero”. Txikon ha aportado otros detalles técnicos de la expedición. “Colocaremos el Campo Base a unos 4.000 metros, el Campo I a 4.600 metros y el Campo II, a unos 5.2000. En invierno, allí apenas hay precipitaciones y sopla mucho viento, por lo que vamos a tener que escalar mucho sobre hielo muy, muy duro, y eso nos va a complicar mucho las cosas”, ha añadido Txikon.
El Laila Peak solo tiene acreditadas dos o tres ascensiones. ¿Por qué tan pocas?, le han preguntado a Txikon. “Yo creo que es una suma de dos factores. Por un lado, al no tener ni 8.000 ni 7.000 metros, todos los que vamos al Karakorum y vemos su silueta tan preciosa, decimos que un día la escalaremos, pero siempre optamos por cimas más altas, que no por eso tienen que ser más difíciles: simplemente tienen más nombre y repercusión. Y, por otro lado, está su dificultad técnica. Que alguien como Ramón Portilla, tan experimentado, haya intentado cuatro veces hacer cumbre en el Laila Peak y no lo haya conseguido… Eso quiere decir algo”, han respondido Txikon y Álvaro.
Junto a Txikon y Álvaro, completan la expedición Juanjo San Sebastián, Ramón Portillay José Manuel Fernández. “Esta expedición está integrada por algunos de los viejos rockeros, como Ramón Portilla y Juanjo San Sebastián, con los que empecé ‘Al filo’, y por dos de los jóvenes valores que vienen pegando fuerte, pero con cabeza, como son Alex y José Manuel”, ha afirmado Álvaro. “Frente a los interesas comerciales que predominan hoy en la montaña, esta expedición me remite a mí a otros tiempos, a los tiempos del alpinismo más puro y más clásico. En su última entrevista, pregunté a Walter Bonatti qué le parecía el alpinismo moderno, con colas larguísimas de personas para poder hacer cumbre en el Everest. Y él me respondió: ‘Si eso es lo que quieren los jóvenes de hoy en día, me parece estupendo. Pero, desde luego, si la montaña hubiera sido así en mi juventud, yo jamás habría elegido ser montañero’. Pues bien, esta expedición, este equipo, tienen para mí el sabor de la montaña de antes. Sin ir más lejos, Juanjo San Sebastián atesora como nadie, en mi opinión, el espíritu anglosajón de la montaña, aquel espíritu tan romántico, tan aventurero, tan comprometido”.

Apenas cinco días después de establecer en el Pico Veleta el récord estatal de altitud de Salto BASE, a Alex le han preguntado si tiene planeado firmar un salto BASE desde el Laila Peak. “No lo sé. Por el momento, el Salto BASE es para mí un camino secundario, el camino principal es el alpinismo. No lo descarto, pero lo veo muy complicado, y ese además no es el objetivo de esta expedición. Además, técnicamente es muy complicado. Apenas se conocen saltos BASE por encima de los 5.000 metros, salvo los del ruso que tiene el récord del mundo. Además, el salto que hemos creído localizar en el Laila Peak te obliga a aterrizar en otro valle, un valle perdido, lo que dificulta aún más las cosas… De momento, el Salto BASE no es prioritario”, ha respondido el deportista vizcaíno.
Los cinco partirán este viernes, 18 de enero, rumbo a Pakistán, con la esperanza de alcanzar el Campo Base hacia el 25 de enero y atacar la cima del Laila Peak, si el tiempo y las fuerzas lo permiten, allá por el 13 de febrero. El regreso de Alex Txikon a Euskal Herria está previsto para el 22 o el 23 de febrero.
Alex ha aprovechado la rueda de prensa para dar las gracias a sus antiguos y nuevos patrocinadores, principalmente a la citada Fundación Azkue, la dirección de Juventud y Deportes de la Diputación Foral de Bizkaia, K-35, Adidas y el Ayuntamiento de Amorebieta-Etxano.
Asimismo, el alpinista lemoarra afincado en Amorebieta ha dado a conocer su nueva página web (www.alextxikon.com), de la que ha afirmado sentirse muy orgulloso. En ella, el visitante tendrá a su disposición toda la información sobre la vida de Alex dentro y fuera de la montaña, y muchísimos contenidos audiovisuales. Asimismo, la web será una herramienta indispensable para poder seguir, casi en vivo y en directo, las nuevas aventuras de Alex, empezando por la que le llevará, a partir de este mismo viernes, al Laila Peak.

DOCUMENTAL SOBRE EL ZORNOTZA C.D.

UN REPASO POR LA HISTORIA DEL CLUB DE ATLETISMO
La empresa Pausa Digital ha elaborado un emocionante documental sobre la historia del club de atletismo Zornotza en la que se recogen las impresiones de cerca de 50 personas, ex-atletas y directivos, que recuerdan con una memoria asombrosa su paso por el club, sus penalidades, sus entrenamientos y victorias, anécdotas divertidas,.. es un trozo de la historia deportiva de Amorebieta, fácil de ver, que entretiene y emociona. Lo podéis descargar en el código QR de esta página o en www.amorebieta.com
El C.D.Zornotza se fundó en el año 1960 por Miguel Bilbao que en la actualidad preside el club. Por sus filas han pasado muchos de los grandísimos atletas que han hecho historia en el atletismo vasco y mundial como por ejemplo Martín Fiz, campeón mundial y europeo de maratón que militó en el club los años 1987/88/89, el tristemente fallecido Diego García, subcampeón europeo de maratón (1989), Maite Zúñiga, dos veces finalista olímpica y todavía plusmarquista estatal de 800 m. con 1:57.45, Cristina Castro, olímpica en Barcelona’92 que desarrolló prácticamente toda su carrera deportiva (desde juvenil hasta su retirada) en el club y un largo etcétera.
Los y las atletas del club lograron en los años 80 y 90 infinidad de títulos de Bizkaia, Euskadi y España en prácticamente todas las especialidades atléticas. Por equipos siempre destacó el equipo femenino que fue en los años 1989 y 1990 cuarto en la Liga estatal de clubes, resultado que a día de hoy ningún club vasco ha igualado ni superado.
El documental sirve además para rendir un sencillo homenaje, sobre todo, a Miguel “Pinturas” Bilbao, a los ya fallecidos Juanjo Ziarrusta y Pepe Guinea, y a todos los ex- atletas.

ATLETISMOA ZORNOTZAN from PAUSA DIGITAL AMOREBIETA on Vimeo.

Alex Txikon bate el récord de España de Salto BASE

Alex Txikon ha ampliado hoy sus horizontes. Y lo ha hecho a lo grande y por todo lo alto, como acostumbra. El alpinista vizcaíno, que cuenta en su haber con nueve ‘ochomiles’, ha establecido un nuevo récord de España de salto BASE al saltar al vacío desde las laderas del Pico Veleta, en Granada, desde una cota de 3.200 metros de altitud. Txikon ha protagonizado así el primer salto BASE jamás firmado en territorio español por encima de la barrera de los 3.000 metros. La anterior plusmarca, obtenida unos 200 metros por debajo de la cima del Naranjo de Bulnes, rondaba los 2.300 metros.
Alex ha establecido este nuevo registro en compañía del saltador vizcaíno Patrick Gisasola y del cocinero-aventurero madrileño Darío Barrio, dos referentes emergentes en el salto BASE a nivel estatal e internacional. Txikon, Gisasola y Barrio han firmado sus respectivos saltos al filo de las 11.30 horas de hoy. Pese a las dificultades técnicas que entrañaba el salto, sobre todo en su ejecución, Txikon y Barrio han firmado dos saltos impecables, mientras que Gisasola ha solventado con habilidad extrema la complicación que se le he presentado en forma de giro de 150 grados.
Txikon, Gisasola y Barrio han sido la punta de lanza de un equipo integrado por diez personas que se han coordinado a la perfección para hacer posible el salto. Una tarea que iba desde la grabación de los saltos, que ha corrido a cargo del campeón mundial Ramón Morillas desde el aire, y de Ibán González y Ramón Larrabaster a pie de roca, hasta la colocación de las cuerdas necesarias para el rápel de 20 metros que permitía a los saltadores acceder a una mínima cornisa desde la que han ejecutado su salto, tarea que junto al resto de la infraestructura ha corrido a cargo de Javier Campos, Carlos, Fernando, Gonzalo y Ernesto. Un equipo de diez para un reto de diez.
Montañero, aizkolari y ahora saltador BASE, Alex Txikon, nacido en Lemoa (Bizkaia) hace 31 años, acentúa con este récord su marcado perfil de aventurero multidisciplinar. El próximo martes, en Bilbao, Txikon presentará en rueda de prensa su próximo reto: firmar en febrero la primera ascensión invernal al Laila Peak (6.096 metros) al mando de un equipo integrado por Ramón Portilla, Juanjo San Sebastián, José Fernández y Sebastián Álvaro.

Estas son las reflexiones de Alex Txikon dos horas después de su salto.
Enhorabuena, Alex. ¿Cómo te sientes tras este salto tan particular?
Que yo diga que hoy se ha hecho historia en el Pico Veleta no tiene ninguna credibilidad porque soy parte interesada. Pero que lo diga Ramón Morillas, que es una referencia a nivel internacional, creo que es una cosa grande. Ha sido la culminación perfecta de un gran trabajo en equipo.
¿Cómo ha sido el dispositivo previo al salto?
Hemos salido a las 8 desde los albergues que hay más arriba de Sierra Nevada. Yo quería haber salido antes, pero lo cierto es que hacía mucho, mucho frío. Tras hora y media de caminata ya hemos visto la zona de aterrizaje. Allí pegaba mucho viento, pero un poco por debajo de la cima hemos tenido que hacer un rápel de 20 metros para llegar hasta la zona del salto, y por suerte allí nos pegaba a sotavento. El salto lo hemos hecho desde una altitud exacta de 3.200 metros. Darío Barrio ha medido el salto en vertical. Lo ha querido medir con láser, pero ese sistema con la nieve no funciona, de modo que hemos recurrido al viejo método de la piedra. Por el tiempo que ha tardado en caer, calculamos que el salto en vertical ha sido de entre 140 y 160 metros.
Técnicamente, ¿cómo ha sido el salto?
Ha sido un salto muy difícil, sobre todo en el plano sicológico. Nunca se había saltado desde ahí, y eso es por algo, no es casual. He de confesar que todos hemos pasado mucho miedo. Había que rapelar antes de saltar, y no sabíamos muy bien si saltar con crampones… Había mucha pendiente y un espacio muy, muy pequeño para saltar, la repisa era mínima. Solo cabíamos uno cada vez. Por suerte, no había apenas viento y la pared estaba extraplomada. Los dos o tres primeros metros eran en ligero saliente, y eso requería un buen salto, pero la repisa era muy pequeña… Ha sido complicado, la cosa tiene su complejidad. Además, debido a la altitud, por la densidad del aire, el pilotillo ha tardado más de la cuenta en abrirse. Lo mejor ha sido el aterrizaje, sobre nieve, en un paraje maravilloso.
¿Ha sido este su salto más especial?
No sé si ha sido el más especial, porque cada salto BASE es especial, pero sí ha sido el más bonito. El ambiente, el paisaje, verte rodeado por todos los amigos de aquí que se han volcado, que se han cogido el día libre para ayudarnos… Ha sido muy bonito.
¿Qué importancia le concede al récord?
Al récord le doy la importancia que tiene. Hombre, valoro mucho el hecho de haber sido los primeros en saltar desde aquí, porque todo el mundo sabía que este salto estaba ahí pero nadie lo había intentado. Y eso por algo será. Hacer el salto BASE más alto del Estado español significa algo. Pero lo mejor ha sido el ambiente del equipo desde que hemos salido de Bilbao, la seguridad con que lo hemos hecho, la calidad con que lo hemos grabado… Que Morillas, un campeón del mundo, se desviva por nosotros… Hemos pasado miedo allí arriba, pero ha merecido la pena.
¿Alguna dedicatoria en especial?
Sí, a mi padre, que se me murió hace dos años. En Navidades, mi madre me dijo que mi aita se murió con las ganas de haber vuelto a Granada, adonde no había vuelto desde que hiciera la mili. Seguro que desde allí arriba, hoy habrá visto el salto. Va por él.

www.amorebieta.com – Hilero Zornotzan © 2013

Ir arriba.