Kirolak

Alex Txikon ya ha llegado al campo 2

La expedición ya ha llegado al campo 2. Alex y su equipo afrontan el reto durante este fin de semana.

Álex Txikon y sus compañeros progresan por la ruta normal de la vertiente sur (nepalí) del Everest. Es el itinerario que utilizaron Edmund Hillary y Tenzing Norgay en la primera ascensión al techo del mundo en 1953 y que desde entonces han ascendido varios miles de personas. Sin embargo, solo consta una cumbre en invierno y sin oxígeno, a cargo de Ang Rita Sherpa el 22 de diciembre de 1987.

Desde el campo base, situado a unos 5.300 metros, el primer escollo a superar es la Cascada de Hielo del Khumbu, un caos de bloques de hielo en constante movimiento que es también el tramo más peligroso de toda la ruta. Sus mayores riesgos se sitúan antes del campo 1 (6.000 m), una sección perfectamente equipada con cuerdas fijas y escalas que ayudan a salvar grietas y pasos complicados.

Por encima de la Cascada de Hielo del Khumbu se extiende el amplio Valle del Silencio (o Cwm Occidental), donde suele situarse el campo 2 (6.400 m), que en primavera se convierte en una especie de campo base avanzado, con todas las comodidades. Es un lugar seguro y apropiado para reponer fuerzas ante los esfuerzos que quedan por llegar… aunque Álex Txikon tendrá que reabastecerlo debido a que el viento destrozó las tiendas que tenía aquí colocadas.

Al final del Valle del Silencio, la ruta del Everest se encarama por la empinada pared del Lhotse y sitúa el C3 a unos 7.200 m, todavía en un recorrido común para ascender tanto al Everest como a su vecino el Lhotse.

A continuación, la ruta del Everest se separa de la del Lhotse, desviándose hacia la izquierda para ir en busca del Collado Sur (8.000 m), que separa ambas montañas y que sirve para emplazar el campo 4. Para llegar hasta él hay que superar dos puntos de referencia importantes y con cierta dificultad: las Franja Amarilla y el Espolón de los Ginebrinos.

Muchos dicen que la ascensión al Everest comienza efectivamente en el Collado Sur. Desde aquí, los alpinistas deben ascender hasta el denominado Balcón (8.300 m), que da acceso a la arista sureste, que culmina en la conocida como Cumbre Sur (8.700 m), una pequeña antecima. El último obstáculo antes de la cumbre es el famoso Escalón Hillary (8.790 m).

ALEX TXIKON GAUR ABIATU DA EVEREST GAILURRERA

Alex Txikon alpinistak Everesteko gailurra negu gorrian eta oxigenorik gabe igotzen aurrena izateko saiakerari eutsi dio.

Bi hilabete hauetan egindako lanaren ondoren, mendizale bizkaitarra Behe Kanpalekutik aterako da, munduko gailurrik gorenena inoiz inork egin ez duen gisan igotzeko ahaleginetan.

Sagarmatha gailurraren magaletik, 5.300 metrotara, egunak zeramatzan Alex Txikon eta bere taldea eguraldiaren iragarpenari begira.

Abenduaren 24ean Loiuko aireportutik Nepalerantz abiatu eta 2. Kanpalekuraino ekipatu ostean, Pumori mendia igo (7.100m) igo eta Everesteko 7.850 metrotaraino ekipatu ondoren, gaur, otsailak 21, erronkari egiteko ordua iritsi da. Aupa Alex. Zurekin gaude.

Amaia Larruzea
http://racetracker.es/rt/alextxikoneverestwinter18

AMAIA LARRUZEA YA SE ENCUENTRA EN EL CAMPO BASE DEL EVEREST

La periodista zornotzarra Amaia Larruzea ya ha llegado al campo base del Everest junto a la expedición de Alex Txikon, desde donde nos informará del nuevo intento de hacer cumbre en la montaña más alta delmundo, en invierno y sin oxígeno artificial.

LARREA GANA EL PARTIDO

ZST
HA Zornotza-78; Gallofa-75
Parciales: 13-32, 26-9 (39-41); 20-19 (59-60), 19-15 (78-75)

El titular de esta crónica lo dice todo. Si este partido se hubiese jugado en cualquier otra cancha que no fuera Larrea, la derrota habría sido un hecho, y además rotunda ante un equipazo como es el Gallofa santanderino. Pero se jugaba en nuestro hogar y nuestra afición iba a evitar esa primera derrota como locales a base de generar un tipo de ambiente que solo se ve en las grandes ocasiones: el Infierno Verde de Larrea.

Y eso, esa presión incesante de la afición zornotzarra, esa caldera de pasión desatada, ha sido lo que ha llevado a los chicos de Garita a la victoria. Algo que parecía muy difícil, casi imposible viendo/sufriendo los primeros minutos de partido, todo el primer cuarto. Durante esos primeros diez minutos los cántabros nos pasaban por encima sin piedad. Era un baño en toda regla. Primoroso primer acto de los de Benjamín Santos. Un conjunto con ilustres veteranos como David García Peña o Jaime García, perfectamente acompañados por el resto de una gran plantilla que de no ser porque muchas veces esta temporada la suerte les ha dado la espalda merecerían estar mucho más arriba. A nosotros nos faltaba Ander García y Duane Morgan jugaría muy mermado, cojeando ostensiblemente y esforzándose en ayudar pese al dolor. Pero las bajas no son excusa, el rival era infinitamente superior, y no solo porque clavara triple tras triple –alguno impresionante, como el de Jaime García desde su casa- con un porcentaje increíble, sino que también hacían perfectamente las labores en defensa y nos dejaban sin ideas, sin ver el aro. Ante el estupor de la afición local y la algarabía de la animosa representación cántabra en la grada, el Gallofa se ponía 9-29 en el marcador. ¡9-29! Nos estaban destrozando y no veíamos la manera de frenar aquella exhibición superlativa de los santanderinos. Concluirá ese cuarto con un 13-32 que no presagiaba nada bueno. Olía a derrota en Larrea.

Un olor que no agradaba a nuestros aficionados. Entonces, en el segundo cuarto, la Marea Verde entiende que es su hora, que si los chavales se ven desbordados y no pueden con un rival superior, habrá que echarles una mano. Se empieza a echar leña a una caldera que acabará convertida en infierno –en el buen y deportivo sentido de la palabra- y las cosas comienzan a cambiar. El equipo siente ese aliento, se ve poseído por ese espíritu orgulloso y combativo de la afición y presenta batalla. El primer gran éxito es frenar la hemorragia en defensa. No se conceden facilidades, aunque seguimos con serios problemas para cerrar el rebote, y se corta radicalmente el ritmo anotador de los visitantes. En la otra mitad de cancha se consigue hallar caminos al aro rival. En el baloncesto, como en tantas otras cosas, el estado de ánimo es fundamental, y cuanto más se van recortando las diferencias, más entonado está el Zornotza y más fallón el Gallofa. Así, punto a punto, con más entusiasmo que buen juego, los verdes llegan al descanso vivos, muy vivos, 39-41. Solo dos puntos por detrás, quién lo iba a decir luego de aquel impactante primer asalto en el que casi acabamos KO.

A la vuelta de vestuarios la lucha continuará por senderos de igualdad. Seguiremos con muchas imperfecciones ante un rival que lo está haciendo mejor, pero surge entonces en mitad de ese Infierno Verde un diablo llamado Myck Kabongo que nos mantendrá en el partido. El base zornotzarra está brillante en ataque y eso nos permite cortar de raíz nuevas intentonas de escape visitante. Larrea ya es entonces todo un espectáculo; con las aficiones entregadas y dos equipos dándolo todo. Siempre se ha dicho que una remontada no es completa hasta que no se da la vuelta al marcador, y el Zornotza no lo conseguirá hacer en este tercer período, teniendo que conformarse con llegar al cuarto final un punto por debajo, 59-60. Emoción para dar y tomar.

Vaya último cuarto. Más para vivirlo que para verlo. Se podrá jugar mejor, se podrán cometer menos errores, pero cuando los protagonistas de un partido de baloncesto se vuelcan de esa manera, ponen el corazón cada uno en su cometido, el espectáculo está servido y solo queda agradecer a todos, absolutamente a todos, el esfuerzo. Último acto de una obra imperfecta pero impresionante y cautivadora. Cambio radical de escenario: de aquel primer cuarto en el que estábamos siendo sometidos sin responder pasábamos a unos últimos diez minutos donde el factor anímico será determinante. El equipo ha recibido tal transfusión de orgullo y combatividad de la afición que finalmente completa la remontada. No solo eso, incluso parece sentenciar el partido tras un 73-66. Pero delante no hay un equipo cualquiera, está el Gallofa, un equipazo, igual de orgulloso y combativo, incapaz de rendirse. Gran reacción de los santanderinos que vuelven a empatar el encuentro. Llegan los minutos finales llenos de tensión y emoción. Llegan las acciones al límite, la sucesión de jugadas decisivas que no terminan decidiendo. Los verdes abren una ligera brecha de tres puntos. Esa con la que se llega a la jugada final. Jaime García tiene el balón, se juega el triple que nos llevaría a la prórroga, pero Richaud Pack tapona el lanzamiento. ¡Victoria! 78-75.

Se desbordaba la alegría en Larrea entre una afición que ha sido clave y decisiva, que ha llevado en volandas a su equipo, haciéndole creer en la remontada y posterior victoria, algo que parecía inconcebible tras el primer cuarto. Enorme actuación del rival, un Gallofa que nos habría ganado si solo se hubiese enfrentado al equipo llamado HA Zornotza, pero es que se ha tenido que enfrentar a toda una Marea Verde zornotzarra a pleno rendimiento, y cuando eso sucede… En definitiva, estupendo espectáculo baloncestístico el dado por ambos equipos y ambas aficiones. A eso se le llama vivir el baloncesto. Mil gracias a todos los protagonistas.

Myck Kabongo ha sido el indiscutible MVP del partido con 36 de valoración, gracias a sus 36 puntos (6/9 en triples), 7 rebotes, 4 asistencias y 6 faltas recibidas. Dados los problemas que hemos tenido para cerrar los rebotes, hay que mencionar la buena labor en ese sentido de Imanol Orue-Mazaga y Unai Mendikote (8 capturas cada uno) y el sacrificio de Duane Morgan, que pese a su lesión ha ayudado con 7.

De esta manera tan sufrida llegaba nuestra vigésima victoria. Seguimos empatados en lo alto de la clasificación con el líder Estela, vecino del Gallofa. Cualquier tropiezo se puede pagar caro y cada partido la cosa se complica más y más. Y ojo, porque el próximo encuentro será el derbi vizcaíno ante el Santurtzi, casi nada al aparato, y se disputará el sábado a las 18’45 en el polideportivo Mikel Trueba. Otra prueba de fuego. Y las que nos esperan.

1, 2, 3,… ZOR-NO-TZA!!!

Visita a San Mamés

▪ La iniciativa, que se desarrolla en el marco de la celebración del XV aniversario de Igurco Servicios Sociosanitarios de Grupo IMQ, ha permitido que los mayores zornotzarras conozcan tanto el estadio como el recién inaugurado museo.

▪ Han acudido más de 20 personas mayores de la residencia Igurco José María Azkuna y del centro de día Nafarroa, ambos, de Amorebieta.

▪ “Por el altísimo arraigo que tiene el Athletic Club entre las personas mayores de nuestros centros y los beneficios que se derivan de la propia visita, ya que les estimula, propicia la generación de recuerdos y les permite revivir sentimientos e historias de sus vidas”.

En la mañana de hoy, un sueño de muchas personas mayores zornotzarras se ha hecho realidad, con una excursión realizada por mayores de la residencia Igurco José María Azkuna y del centro de día Nafarroa, ambos, de Amorebieta, al Museo del Athletic Club y al interior del estadio San Mamés, visita que han realizado acompañados de familiares y de profesionales sanitarios de ambos centros.

La visita se ha organizado con motivo del XV aniversario de Igurco Servicios Sociosanitarios de Grupo IMQ, constructor y gestor de la residencia foral José María Azkuna, perteneciente a la red de infraestructuras sociales de la Diputación Foral de Bizkaia. La empresa vasca ha invertido en estos quince años 65 millones de euros en infraestructuras sociales de Bizkaia (residencias, centros de día, etc.).

Durante la visita, los mayores han podido disfrutar de un exhaustivo repaso a la historia del club rojiblanco, admirando su sala de trofeos, jugadores actuales y antiguos, orígenes del club, alineaciones y un largo etcétera. Posteriormente, han podido acceder al césped de San Mamés, donde han podido visitar los banquillos, vestuarios, sala de prensa, palcos VIP y otras zonas de este estadio cinco estrellas UEFA, la máxima distinción que da este organismo a estadios.

Se trata de una iniciativa que ha sido elegida por los responsables de Igurco, tal y como destaca la directora de Igurco Centros Gerontológicos, María José Arenaza, “por el altísimo arraigo que tiene el Athletic Club entre las personas mayores de nuestros centros y los beneficios que se derivan de la propia visita, ya que les estimula, propicia la generación de recuerdos y les permite revivir sentimientos e sus historias de vida”.

Los mayores han sido acompañados desde sus centros y en todo momento por profesionales de Igurco, incluyendo personal médico, atendiendo a sus necesidades particulares de cuidados y atención (personas con movilidad reducida o en sillas de ruedas, diabéticos, etc.), así como por voluntarios y familiares en muchos casos.

www.amorebieta.com – Hilero Zornotzan © 2018

Ir arriba.