ADECCO PLATA: PÓLVORA MOJADA

Zornotza ST- 65; Araberri BC- 73 (13-17, 24-34; 43-50, 65-73)

Un Zornotza fallón en el tiro, escaso de ideas y sobrado de problemas físicos caía esta mañana en el abarrotado polideportivo de Larrea ante el Araberri gasteiztarra. Segunda derrota consecutiva de los verdes que nos impide colarnos en la parte alta de la tabla, pero que tampoco supone un acercamiento a la zona de descenso. Así que calma, a sobreponernos, aprender de los errores cometidos y seguir ilusionados nuestro caminar por la Adecco Plata, con la cabeza bien alta.

Y es que si no se ha jugado bien y se ha errado en exceso, no ha sido por una mala actitud. El equipo ha peleado de principio a fin, dándolo todo, pero teniendo que claudicar ante un rival que lo ha hecho mejor.

Era una jornada especial porque dedicábamos el partido a la memoria del recientemente fallecido Enri Fernández, uno de los grandes de nuestro club. Un sencillo pero muy emotivo acto de entrega de flores, que eran depositadas en su silla de delegado de campo, vestida con la bufanda del Zornotza para la ocasión, más el minuto de silencio de rigor, ponían un nudo en la garganta de todos los amigos de Enri justo antes del salto inicial. Desde ese mismo momento hemos constatado que el Araberri estaba más activo, más listo y más acertado que los zornotzarras.

El otoño se ha disfrazado de invierno y nos ha pillado con la despensa sin suficientes suministros para afrontar la invernada, medio vacía de recursos. El frío y la incesante lluvia de los últimos días también ha ocasionado daños en nuestro arsenal, mojándonos la pólvora y mermando gravemente nuestro poder ofensivo. Especialmente coja (literalmente) se halla nuestra línea exterior, con Marcos Casado y Toni Lorenzo fuera de combate y David Quero tocado. Eso lo hemos notado en el juego posicional 5×5, con muchas dificultades para circular el balón ante una defensa visitante que, viendo que el Zornotza no tenía el día en el tiro exterior, se ha ido cerrando más y más cerca de su aro, poblando la zona y provocando así un colapso en el tráfico en el que nos hemos atascado una y otra vez.

Ha sido un partido poco atractivo, lento y sin apenas contraataques, un juego al que se ha adaptado mucho mejor el equipo de Iurgi Caminos. En el primer cuarto ya eran ellos los que mandaban ante un Zornotza al que le estaba costando arrancar. Cada ataque nuestro era un querer y… dudar. Las manos se han encogido, los jugadores librados para el tiro se lo pensaban demasiado, renunciando al lanzamiento y autocerrando puertas al dar un pase de más. Tanta timidez de cara al aro es castigada en esta liga. Los vitorianos han leído bien la situación y han ido flotando a nuestros exteriores, tomando así más precauciones contra nuestros interiores. Porque queríamos anotar desde debajo, pero ahí no se regalaba nada, y además, ni tan siquiera bajo el aro estábamos atinados. Pólvora mojada. Suplíamos esa carencia con un esfuerzo defensivo que evitaba quedarnos demasiado rezagados en el marcador. De hecho, el 13-17 con el que finalizaban los primeros diez minutos se podía considerar bueno.

Sin embargo, el comienzo del segundo cuarto ha sido malo. El Araberri ha empezado a carburar mejor. Malik Story era el máximo anotador de la liga, un tirador temible, pero los vitorianos no dependen únicamente del norteamericano y tienen otros jugadores que igualmente te pueden hacer daño. Y que te lo hacen. En esos minutos todo el equipo visitante ha estado a buen nivel, mientras nosotros seguíamos sin saber qué hacer. En cinco minutos el parcial ha sido de 4-14 y la desventaja alcanzaba su mayor cota, 14 puntos (17-31). El rival de Story en la clasificación de anotadores es Ibon Carreto (hoy le ha tomado la delantera de nuevo), y ha sido este jugador el único de los verdes que ha encontrado algo de munición en buen estado en el húmedo almacén para intentar responder al contrario. Una canasta suya, que las leyes físicas no pueden explicar -tiro triple desde la esquina que entra tras golpear en el canto lateral del tablero (?!)-, pone la guinda a una reacción local y el Zornotza consigue evitar de nuevo el despegue del Araberri cuando peor pinta tenían las cosas. Al descanso 24-34.

Diez puntos de desventaja no son demasiados, pero la sensación de impotencia ofensiva de los verdes no dejaba mucho lugar a la esperanza. Pero estos chicos tienen orgullo y casta, y por muy desacertados que estén no se rinden nunca. Sumado a eso que la afición que llenaba Larrea iba entrando en calor, la reacción ha llegado. El cuadro alavés seguía exhibiendo un mayor catálogo de recursos -buen movimiento de balón, bloqueos directos e indirectos, puertas atrás,… tiros cómodos-, pero los zornotzarras tenían ahora más chispa que en la primera mitad. Continuaban nuestros problemas en ataque -ahora ante una efectiva defensa zonal 2-3 que ya no abandonarían los gasteiztarras en lo que restaba de partido-, dependiendo en exceso de Carreto, de lo que pudiese inventar David Quero o de las trabajadas canastas de Joseba Iglesias, pero todo el equipo se involucraba en pelear cada balón y no dar facilidades al contrario (también nosotros probaríamos a defender en zona esporádicamente). Amenazábamos con completar la remontada, pero siempre nos faltaba algo: que aquel balón no se salga del aro, que ese pase no sea interceptado… Dos tiros libres de Carreto a falta de un segundo y medio para el término del cuarto nos ponen 43-48. Ahí queda en evidencia que no somos demasiado “cancheros” y el saque de fondo vitoriano acaba en las manos de Ales Arcelus en la otra punta de la cancha y nos anota una canasta en nuestra zona. Esos despistes cuestan caros: 43-50 a falta de un cuarto.

En el último período el Zornotza ha seguido remando contra viento y marea, con tesón y sin desfallecer. Se lograba hacer la goma, pero no conseguíamos igualar el tanteador. Cada vez que estábamos a punto de lograrlo, el Araberri respondía con ese tipo de canastas, o canastones, de las que desmoralizan. Se iban turnando los jugadores vitorianos en esas labores de tocarnos la moral. Se nos hacía imposible bajar de los seis, siete puntos y el tiempo corría en nuestra contra. El equipo se ha vaciado, lo ha dado todo, pero no ha servido para evitar la derrota, justa por otra parte, ante el Araberri por 65-73.

Una pena porque era uno de esos partidos que podíamos considerar de “nuestra” liga. Ya decimos que la actitud ha sido la correcta, que se ha peleado, se han esforzado del primero al último, pero con eso solo, aun siendo ello requisito imprescindible, no es suficiente y hoy hemos pagado el desacierto y la falta de ideas. Nuestro porcentajes hablan por sí mismos: 16/40 en tiros de dos (40%), 7/25 en triples (28%) y 12/18 en tiros libres (66’7%). Con esos porcentajes, superados en el rebote por el contrario (39 a 45) y repartiendo únicamente 10 asistencias (6 de David Quero) ganar es complicado.

Ibon Carreto ha sido el MVP del partido (24 puntos -5/8 en triples-, 8 rebotes y 24 de valoración), siendo el vencedor en el duelo de anotadores al vencer a Malik Story (13 puntos, 5/15 en tiros de campo). Pero los vitorianos se han repartido bien el trabajo y no han dependido del norteamericano, teniendo una destacada actuación Jon Uriarte (16 puntos). En el Zornotza, al margen de Ibon, únicamente Joseba Iglesias ha logrado dobles figuras (13 puntos).

No hemos podido dedicar el triunfo a nuestro amigo Enri, pero las derrotas de los de abajo nos mantienen en una zona templada de la tabla con un balance de 3 ganados y 4 perdidos (Askatuak, que ocupa la posición de descenso, está 0-7). La próxima semana viajamos a Azpeitia, otro derbi vasco a la vista, para enfrentarnos al Azpeitia Azkoitia ISB (el Iraurgi de toda la vida), con balance de 1-5, en un duelo que tal vez pueda resultar vital ahora que ya se ha cubierto el primer tercio de competición.

Una vez más lo mejor ha sido constatar que el proyecto ha cuajado entre la afición. Cada vez más gente sube a Larrea a animar a los verdes. Hoy era un día desapacible, frío y lluvioso, cargado de acontecimientos (Bilbao Basket-Barça a la misma hora, Herri Krossa en Bilbao, ciclo cross en Amorebieta,…), y aun así, ahí habéis estado, fieles a la cita y arrastrando con vosotros a nuevos aficionados. ESKERRIK ASKO!

1, 2, 3,… ZOR-NO-TZA!!!

ANOTADORES:
ZORNOTZA ST: Bandoumel D. (8), Quero D. (5), Mendia B. (6), Salazar I. (6), Carreto I. (24) -cinco inicial- Iglesias J. (13), Morán J. (0), Rowley K. (3).
ARABERRI CB: Stela A. (11), Carrera A. (3), Hernández E. (9), Raya O. (4), Story M. (13) -cinco inicial- Zamora N. (8), Uriarte J. (16), Arcelus A. (7), Buesa M. (2).

www.amorebieta.com – Hilero Zornotzan © 2013

Ir arriba.